Inicio / Secretariados / Enseñanza / Y la radio se hizo maestra – 53 Años de Radio ECCA

Y la radio se hizo maestra – 53 Años de Radio ECCA

 

 

Y LA RADIO SE HIZO MAESTRA

Aquel quince de febrero de 1965 desde un vetusto estudio de emisión en la Residencia de los jesuitas de la calle Dr. Chil, se puso en antena la primera clase de Radio ECCA que correspondía a los denominados grados A y B y dirigida a alumnos de alfabetización. Se producía así un momento histórico de la radiodifusión y de la enseñanza en Canarias. Una radio se hacía maestra e iba a permitir a aquellos primeros alumnos, muchos de ellos a la luz de una vela, iniciar un camino de formación que las circunstancias de la vida les habían negado.

Ese día, la cultura se abría paso por medio de las ondas en una población que, según los datos del Ministerio de Educación y Ciencia, era analfabeta absoluta en más del 30 por ciento. Unas ondas de radio que nacían de una antena en el Monte Constantin, donde estaba ubicado el emisor de onda media que recogía la señal de un equipo emisor de frecuencia modulada, lleno de lámparas y palancas con unas dimensiones gigantescas en comparación con los actuales, y que veces, no quería ponerse en marcha y había que darle un golpecito por un lado, como una especie de cachete, para que despertara de su letargo y se pusiera a funcionar, no sin antes hacerle los ajustes pertinentes para que las distintas agujas de medición estuvieran en el sitio adecuado.

Era la culminación de un concienzudo trabajo previo de elaboración de esquemas de clases y de múltiples pruebas de un equipo de “locos” que no dudaron en creer en aquella revolucionara idea de enseñar por radio promovida por una persona irrepetible: Francisco Villén Lucena, popularmente conocido como el Padre Villén, un jesuita de tez blanca, mirada de águila, dicharachero, con un marcado y gracioso acento andaluz y con un entusiasmo propio de un jovenzuelo.

Era un idea pionera en Europa que tenía un precedente en Colombia donde Radio Sutatenza impartía clases a los más desfavorecidos sirviéndose de una serie de guiones radiofónicos. En ella se fijó Villén aunque algo fallaba allí a juzgar por el alto índice de abandono del alumnado de aquella emisora, descubriendo que lo que faltaba era el elemento humano, la figura de lo que en Canarias se iba a llamar “el maestro corrector”, uno de los pilares del sistema ECCA.

A lo largo de cincuenta y tres años, innumerables testimonios certifican cómo muchas personas han sido capaces de encontrar nuevas metas a través de una emisora de radio que nació para intentar cubrir unas necesidades en la década de los sesenta y que entró en el siglo XXI cubriendo otras necesidades que también demanda la sociedad actual, porque ECCA ha sido, desde su nacimiento, un termómetro fiel de los cambios sociales.

Es la consecuencia de la fe en una idea y el coraje y la lucha por defenderla. Una fe que prendió rápidamente en muchas personas que aportaron su apoyo personal, económico y profesional para lo que parecía una quimera fuera tomando cuerpo poco a poco. Una fe que ha sido defendida con coraje por todos los que han trabajado y trabajan en ella y que ha permitido solventar mil y una vicisitudes para que siga siendo válido el eslogan de “la emisora que enseña” Pero si importante ha sido ese coraje y esa lucha, no menos lo ha sido también el entusiasmo de todas cuantos han sido o son sus alumnos.

Hoy en día muchas son las personas que han nacido siendo esta emisora algo normal dentro de su entorno, formando parte de la sociedad, pareciendo que siempre ha estado ahí y, por ello, es fácil que se olvide que todavía es preciso seguir luchando por la idea, es necesario no caer en la rutina, en triunfalismos absurdos y mucho menos en protagonismos estériles. Hay que seguir confiando en el trabajo en equipo, hay que seguir perfeccionando las técnicas de comunicación, hay que sentir la misma pasión por hacer de la radio un instrumento de acercamiento a los demás.

Hay que estar dispuestos a recoger de los oyentes y alumnos las vivencias que transmiten, ser capaces de mantener muy alto el testigo dejado por todos aquellos profesionales que, por su fallecimiento, no han podido llegar a celebrar estos cincuenta y tres años. A ellos hay que rendir un emocionado recuerdo porque contribuyeron con su dedicación, con su esfuerzo, con su entusiasmo y con su profesionalidad a hacer de ECCA una institución que trasciende nuestras fronteras.

Hace cincuenta y tres años que una radio se hizo maestra. Las nuevas generaciones de los profesionales que la integran deberán tener la misma fe, el mismo coraje y el mismo entusiasmo que la ha caracterizado siempre para poder seguir avanzando.

(Segismundo Uriarte)

Febrero de 2018

 

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Escuelas Católicas estrena nuevo espacio web para luchar contra el acoso escolar

Escuelas Católicas estrena nuevo espacio web para luchar contra el acoso escolar. - Escuelas Católicas asumió hace años el compromiso de prevenir el acoso escolar en los centros educativos. En esta línea se elaboró la “Guía para actuar en caso de acoso escolar”, patrocinada por SM, y que fue presentada a los centros y a la sociedad el pasado curso escolar.Ahora damos un paso más y ofrecemos a colegios, profesores y padres una novedosa herramienta para prevenir, orientar y actuar ante estas situaciones de conflicto, porque estamos convencidos de que el acoso escolar es un problema de todos y, entre todos, podemos resolverlo.

Centro de preferencias de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies