caminante
Caminante de la vida.

Adelante

ADELANTE

Como el grito de los centinelas contra la fila de los prisioneros de guerra: „En marcha“, „Adelante“.
No nos podemos detener, Señor. Y el corazón quisiera quedarse aquí, sobre este éxito, entre estas personas que han recibido tu Paz por nuestra mano. „Adelante“.
Nuestra vida de éxodo total; somos nómadas del Absoluto. No tenemos más hogar que tu regazo de misterio y de fe.
A nuestro paso encendemos la esperanza y también el amor; pero nosotros seguimos solitarios, encauzando todo el amor hacia Ti.
Danos fuerza para seguir caminando sedientos por este interminable arenal, sin pararnos en tantos oasis. „Adelante“, bajo tu sol abrasador.
Otros, tal vez, podrán darte el corazón de golpe, y encerrar el universo en un paréntesis colosal; pero, nosotros no. Debemos ir con el corazón en la mano para enjugar lágrimas y restañar heridas. Hemos de entregarnos y decir siempre: „Adiós“, amar profundamente pero siempre en marcha.
Te ofrecemos esta mística ardiente del eterno „Adelante“, hasta que llegues Tú; hasta que Tú detengas esta peregrinación, más allá del desierto, y dejemos la tienda trashumante para fijarnos en tu Ciudad (Apoc. 21, 2-4).
Ven, Señor Jesús (Apoc. 22,20), y que tu descanso suprima este inacabable „Adelante“.

Luis Espinal, sj.
© Cristianisme i Justícia

 

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

cartelcuaresmapascua20

Secretariado de Liturgia: Vigilia de Oración «Sus heridas nos han curado» – Cuaresma 2020

Como cada año, la diócesis nos propone un lema en torno al cual preparamos nuestro camino de Cuaresma y Pascua. Con el lema “Sus heridas nos han curado” de la primera carta de Pedro, vamos a recordar que Cristo ha asumido todo nuestro dolor y muerte. Él ha cargado con lo que nos es demasiado penoso y agobiante. Nuestras dolencias personales, nuestras impotencias, todo lo que no sabemos resolver ni afrontar, nuestra miseria y pecado, Jesús lo toma y lo sube todo a la cruz para redimirlo. Hace suyas nuestras heridas y las cura; nuestro barro, en sus manos, se torna carne sana.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies