Inicio / Preguntas - Respuestas / Moral Católica / ADN ¿Qué es el ADN?

ADN ¿Qué es el ADN?

– ¿Qué es el ADN?

Denominada “molécula de la vida”, es una macromolécula cuya característica más importante es que en ella se encuentran los genes. El conjunto de genes que se integra en el material genético o ADN de la célula se denomina genoma. En las células de los organismos superiores se encuentra siempre aislado del resto de la célula, en el núcleo celular. Sin embargo, no es el núcleo el único lugar en el que se encuentra el material genético. En las células de los animales existen unos orgánulos llamados mitocondrias donde hay una parte de material genético denominado ADN mitocondrial.

Hay dos grandes grupos de células que forman parte de los tejidos y órganos de los animales superiores (entre ellos, el ser humano):

a) Las células germinales o gametos, que se depositan en los órganos reproductores masculinos y femeninos, y que poseen la mitad de la dotación cromosómica, es decir, tienen 23 cromosomas. Por esta característica, se denominan células haploides.

b) Las células somáticas, que forman parte de todos los tejidos del cuerpo humano, a excepción de los órganos reproductores. Poseen el genoma completo del individuo, es decir, 46 cromosomas, por lo que se denominan células diploides. El genoma de todas las células somáticas de un ser humano es exactamente idéntico. Es el mismo que tuvo la célula primigenia, de la que se generó el organismo, es decir, el cigoto o embrión unicelular (de 46 cromosomas). En el cigoto, el material genético mitocondrial materno está siempre presente, y no así las mitocondrias del espermatozoide, que se pierden en el proceso de la fecundación. Este hecho se ha empleado para, mediante análisis genéticos, establecer relaciones maternofiliales.

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

San Pablo VI, testimonio de la fe, misión y ética

San Pablo VI, testimonio de la fe, misión y ética -El Concilio Vaticano II nos mostró que la iglesia siempre se encuentra en estado de reforma. En el sentido que constantemente se tiene que estar actualizando y renovando, conforme a la fidelidad del Evangelio de Jesús que se encarna en los signos de los tiempos e historia. Eso mismo pretendió el Concilio que inició San Juan XXIII y llevó a buen puerto San Pablo VI, ese “aggiornamento” que se pone en sintonía con las llamadas y presencia de Dios por su Espíritu en el mundo, actuante en la realidad histórica. Debemos seguir conociendo, valorando y poniendo en práctica el acontecimiento conciliar con el legado de estos dos Papas Santos.

Centro de preferencias de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies