Inicio / Vida de fe / Amén – origen de la palabra “amén”

Amén – origen de la palabra “amén”

ORIGEN DE LA PALABRA “AMÉN”

Una de las fórmulas religiosas más familiares y utilizadas con mayor frecuencia, “amén”, aparece tanto en los escritos antiguos cristianos como en los musulmanes. Esta palabra hace trece apariciones en la Biblia hebrea, y 119 en el Nuevo Testamento. Para los hebreos, la palabra significa “así sea”, expresando asentimiento o acuerdo, y significando también verdad.
Así, un erudito hebreo que terminaba un discurso o sermón con un “amén” aseguraba a su audiencia que sus afirmaciones eran absolutamente viables. La palabra se originó en Egipto alrededor del año 2.500 a.C. Para los egipcios, Amon significaba “el oculto”, y era el nombre de su principal deidad, que en cierto tiempo fue adorada en todo el Próximo Oriente. Igual que culturas posteriores invocaban a su dios principal con la exclamación “¡Por Júpiter!”, los egipcios apelaban a su deidad, diciendo: “¡Por Amon!”.
Fueron los hebreos quienes adoptaron la palabra, le dieron un nuevo significado y la transmitieron a los cristianos.

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

La salvación que Jesús nos trae

Salvación: ¿Qué significa “Salvación cristiana”? ¿Qué es eso de que Jesús “nos salva”?

¿QUÉ SIGNIFICA "SALVACION CRISTIANA"? ¿QUÉ ES ESO DE QUE "JESÚS NOS SALVA"? - ¿A qué se debe que estos cristianos hayan dejado de saber cuál es el contenido de la fórmula «salvación en Jesucristo»? ¿Por qué a tantos hombres -más o menos creyentes, más o menos incrédulos- les huele hoy a cierto cubileteo la imagen imprecisa que se les dio de la salvación? 

Centro de preferencias de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies