testimonio de fe

Videomensaje: Atea y anticlerical: La impresionante conversión de María en Nepal

 

Atea y anticlerical: La impresionante conversión de María en Nepal

Vea también:

– El sentido de la vida

– Videomensajes

– Increencia

– Videocanciones

Hablar de María es hablar de Amaya que nada tiene que ver a la persona que ahora es. María tiene claro que no podría transmitir nada sino hubiera perdonado a Amaya. “El Señor primero amó a Amaya y luego amó a María”. A los ojos del mundo ella vivía como el mundo decía que tenía que vivir. Buscaba la felicidad en cómo el mundo muestra que se necesita la felicidad. ¿Y dónde estaba la felicidad para ella en aquel momento? donde Dios no estaba ya que Amaya en ese momento no lo necesitaba. “Siempre cuento que antes de viajar a Nepal, estuve a punto de apostatar de la Iglesia, de las pocas que he sido antes y después por la gracia de Dios ha sido coherente”, explica.

Si no necesitaba a Dios tampoco necesitaba lo que estaba vinculado con él, ella valoraba el dinero y el éxito de su trabajo en el que era la mejor. “En el fondo el trabajo por el dinero te roba vida. ¿Y qué compras con tu vida? compras cosas para llenar un vacío, que es el vacío existencial, ¿y qué puedo ver ahora que era ese vacío? no tener amor”. Era el momento de llenar ese vacío con cosas materiales, las compras compulsivas, las fiestas sociabilizar, formaba parte del recetario en ese momento para María para crear esa felicidad artificial.

Una felicidad que se tenía que seguir alimentando de ese dinero que en un momento de la vida de Amaya no fue tan abundante, pero como ella era muy buena en su trabajo, la llamaron para trabajar en una clínica. Al principio parecía el trabajo perfecto en la planta del cielo como la llamaba, hasta que de ahí la recondujeron a ‘la planta del infierno’ donde su labor era la de practicar abortos acompañando a las madres en esa tragedia. “Ahora creo que aunque obró el mal, como Dios no desperdicia nada, permitió ese infierno, Dios nunca nos da nada que no podamos soportar y ahora le doy gracias todos los días por eso”, explica.

 

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Lenguaje

Los límites del lenguaje científico

Desde su nacimiento sistemático en el siglo XVII, la ciencia moderna se convirtió en una fuente de perplejidades. Kepler y Galileo estaban convencidos de que la naturaleza es como un libro escrito en lenguaje matemático. Pero el afianzamiento de la nueva física llevó con razón a dudar de que así se pudiera comprenderla adecuadamente. ¿Cómo explicar que unas construcciones teóricas, altamente abstractas y muy sofisticadas, se pudieran aplicar con éxito al mundo real? Esta pregunta se convirtió en una fuente de interrogantes que perduran hasta la actualidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies