¿Puedo bautizar en la catedral de Santa Ana?

Bautismo ¿puedo bautizar en la catedral?

– Me gustaría saber si podemos bautizar a nuestro hijo recién nacido en la catedral de Santa Ana. ¿Podemos bautizar en la catedral?

No.
Según la normativa diocesana establecida no se puede celebrar el sacramento del bautismo en la catedral, excepto en los casos de bautismos de adultos quienes reciben los sacramentos de la iniciación cristiana de manos del obispo, normalmente una vez al año en la Vigilia Pascual.
Al no poder bautizar en la catedral puede bautizar en su parroquia o en otra iglesia que le admita al sacramento del bautismo. Para bautizar en una parroquia que no sea la suya necesita, además de la autorización del párroco del lugar, la autorización de su párroco. Toda la información que necesite se la darán en su parroquia.

 

MUY IMPORTANTE:

Toda la información que ofrecemos tiene únicamente validez informativa general y en ningún caso es vinculante o aplicable a situaciones concretas donde sólo el párroco o el responsable eclesiástico correspondiente tiene la capacidad de resolver. La Diócesis de Canarias y cualquiera de sus organismos no se responsabilizan de la interpretación, aplicación, daños a terceros de cualquier tipo, daños materiales, ni de ningún otro tipo que se puedan derivar de las respuestas a las cuestiones que tratamos. Son las correspondientes autoridades eclesiásticas quienes tienen que decidir en cada caso que es lo que conviene y cómo se debe aplicar la actual normativa de la Iglesia. La información que facilitamos es con buena fe y gratuita y tratamos que sea actualizada, aunque no siempre puede ser así. Ante cualquier duda en el texto póngase en contacto con su párroco en las horas del archivo o despacho parroquial.

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Boda católica

Archidiócesis de Sevilla: La Vicaria General advierte de los “actos inapropiados en la celebración litúrgica del matrimonio”

Advierte que resulta habitual que “durante la celebración litúrgica, o después, uno de los contrayentes sorprenda al otro, y a los propios invitados, con una canción profana”. Cita también las intervenciones de familiares y amigos en el ambón, “recitando poesías o discursos llenos de tópicos improcedentes, multiplicándose los aplausos y convirtiendo la celebración sacramental en un espectáculo de escaso gusto”.