Inicio / Preguntas - Respuestas / Sacramentos / Bautismo / Bautismo. Padrinos no católicos
Los padrinos de bautismo y de confirmación tienen que ser necesariamente católicos.

Bautismo. Padrinos no católicos

– Me gustaría que el padrino de mi hijo fuese mi hermano, pero él es ateo, no cree en Dios.

– Mi hermana es de otra religión y quiere ser madrina de bautismo de mi hija…

– Mi padre es agnóstico y le gustaría ser padrino de mi hijo…

Para ser padrino hay que ser católico (estar bautizado en la Iglesia católica y vivir como un católico) y estar confirmado, así como reunir las condiciones que se exige para el desempeño de esa importante misión. Por tanto, una persona que no tenga las condiciones necesarias para ello no será admitido a tal responsabilidad.

Le rogamos vea en esta misma sección las condiciones que deben reunir las personas que deseen ser padrinos de bautismo o confirmación.

 

MUY IMPORTANTE:

Toda la información que ofrecemos tiene únicamente validez informativa general y en ningún caso es vinculante o aplicable a situaciones concretas donde sólo el párroco o el responsable eclesiástico correspondiente tiene la capacidad de resolver. La Diócesis de Canarias y cualquiera de sus organismos no se responsabilizan de la interpretación, aplicación, daños a terceros de cualquier tipo, daños materiales, ni de ningún otro tipo que se puedan derivar de las respuestas a las cuestiones que tratamos. Son las correspondientes autoridades eclesiásticas quienes tienen que decidir en cada caso que es lo que conviene y cómo se debe aplicar la actual normativa de la Iglesia. La información que facilitamos es con buena fe y gratuita y tratamos que sea actualizada, aunque no siempre puede ser así. Ante cualquier duda en el texto póngase en contacto con su párroco.

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Los católicos y el trabajo

¿Qué opinamos los católicos sobre el trabajo? - Los derechos de los trabajadores, como todos los demás derechos, se basan en la naturaleza de la persona humana y en su dignidad trascendente. El Magisterio social de la Iglesia ha considerado oportuno enunciar algunos de ellos, indicando la conveniencia de su reconocimiento en los ordenamientos jurídicos: el derecho a una justa remuneración; el derecho al descanso; el derecho « a ambientes de trabajo y a procesos productivos que no comporten perjuicio a la salud física de los trabajadores y no dañen su integridad moral »; el derecho a que sea salvaguardada la propia personalidad en el lugar de trabajo, sin que sean « conculcados de ningún modo en la propia conciencia o en la propia dignidad...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies