Bautismo de otra forma

Bautismo ¿se puede hacer el bautismo de otra forma?

 

– He oído que en algunas iglesias católicas de habla inglesa del extranjero, algunos sacerdotes han bautizado niños y que lo han hecho diciendo: “Yo te bautizo en el nombre del Creador, y del Redentor y del Santificador”; “Yo te bautizo en el nombre del Creador, del Liberador, del Sostenedor” o cosas parecidas. Me parece muy bonita esa fórmula y me gustaría saber si yo puedo bautizar a mi hijo así ya que yo creo que Dios no es sólo “Padre” sino también “Madre”. ¿Son válidos esos bautizos que no utilizan la fórmula clásica: “Yo te bautizo en el nombres del Padre…”?

– Los bautizos con una fórmula distinta a la que mandó Jesús (“Yo te bautizo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”) no tienen validez y las personas que han recibido esos “bautizos” tienen que recibir el verdadero sacramento del bautismo, ya que no están bautizadas. Por tanto, la única fórmula que admite la Iglesia católica es la conocida siendo totalmente inválidas cualquier otra.

Sobre este tema la Congregación para la Doctrina de la Fe publicó un importante comunicado:

CONGREGACION DOCTRINA FE SOBRE FORMULAS BAUTISMALES

CIUDAD DEL VATICANO, 29 FEB 2008
-Se ha publicado hoy la respuesta de la Congregación para la Doctrina de la Fe a dos cuestiones relativas a la validez del Bautismo conferido con fórmulas diversas de la establecida.

La primera es: ¿Es válido el Bautismo conferido con las fórmulas “I baptize you in the name of the Creator, and of the Redeemer, and of the Sanctifier” y “I baptize you in the name of the Creator, and of the Liberator, and of the Sustainer”?(Yo te bautizo en el nombre del Creador, y del Redentor y del Santificador”; “Yo te bautizo en el nombre del Creador, del Liberador, del Sostenedor”).

La Segunda: ¿Deben ser bautizadas en forma absoluta las personas que han sido bautizadas con estas fórmulas?

Las respuestas son : A la primera: Negativo. A la segunda: Afirmativo.

Benedicto XVI durante la última audiencia concedida al cardenal Joseph Levada, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, aprobó esta respuesta decidida en la sesión ordinaria de ese dicasterio y ordenó la publicación. La respuesta lleva la firma del cardenal Levada y del arzobispo Angelo Amato, secretario del mismo dicasterio

En una nota explicativa, se aclara que la “presente respuesta se refiere a la duda sobre la validez del Bautismo conferido con dos fórmulas en lengua inglesa en el ámbito de la Iglesia católica. (…) La duda, obviamente, no concierne al inglés, sino a la fórmula en sí misma, que podría expresarse en otra lengua”.

“El Bautismo conferido en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo -prosigue la nota- obedece al mandato de Jesús, referido al final del Evangelio según San Mateo” y “la “fórmula bautismal debe expresar adecuadamente la fe trinitaria: no valen formas aproximadas”.

“Las variaciones de la fórmula bautismal, según designaciones de las Personas Divinas, diversas de las bíblicas, consideradas en las Respuestas, proceden de la llamada teología feminista para evitar decir Padre e Hijo, consideradas palabras masculinas, sustituyéndolas con otros nombres. Pero esas variaciones trastocan la fe en la Trinidad”.

“La respuesta de la Congregación para la Doctrina de la Fe constituye una declaración doctrinal auténtica, que tiene efectos canónicos y pastorales muy amplios. La respuesta, efectivamente, afirma implícitamente que las personas que han sido bautizadas o serán bautizadas en el futuro con las fórmulas en cuestión, en realidad no están bautizadas. Por lo tanto deben ser tratadas a todos los efectos canónicos y pastorales con los mismos criterios jurídicos de las personas que el Código de Derecho Canónico considera en la categoría general de “no bautizados”.

_____________________________________________________

No es válido el Bautismo conferido con fórmulas arbitrariamente modificadas
Lo afirma la Congregación para la Doctrina de la Fe en un “responsum” a dos preguntas sobre un Bautismo administrado con la fórmula “Nosotros te bautizamos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”.

Vatican News

Agosto 2020

El sacramento del bautismo administrado con una fórmula arbitrariamente modificada no es válido y quienes lo han recibido de esta manera deben ser bautizados “en forma absoluta“, es decir, repitiendo el rito según las normas litúrgicas establecidas por la Iglesia. Esto es lo que afirma la Congregación para la Doctrina de la Fe al responder a dos preguntas sobre la validez de un Bautismo conferido con la fórmula “En nombre de tu padre y tu madre, de tu padrino y tu madrina, de tus abuelos, de tus familiares y amigos, en nombre de la comunidad nosotros te bautizamos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo“. El pasado mes de junio, el Papa Francisco aprobó este “responsum” que se publica hoy.

Cristo, protagonista del acontecimiento que se celebra

En una nota doctrinal explicativa, el Dicasterio señala que “la modificación deliberada de la fórmula sacramental” se introdujo “para subrayar el valor comunitario del Bautismo, para expresar la participación de la familia y de los presentes y para evitar la idea de la concentración de un poder sagrado en el sacerdote en detrimento de los padres y de la comunidad, que la fórmula del Ritual Romano transmitiría“. En realidad -recuerda la nota que cita la Constitución Sacrosantum Concilium- “cuando uno bautiza es Cristo mismo quien bautiza“, es “el protagonista del acontecimiento que se celebra“. Ciertamente, en la celebración “los padres, los padrinos y toda la comunidad están llamados a desempeñar un papel activo, un verdadero y propio oficio litúrgico“, pero esto, según el dictado conciliar, implica que “cada uno, ministro o fiel, desempeñando su propio oficio, realiza sólo y todo lo que, según la naturaleza del rito y las normas litúrgicas, es de su competencia” (Sacrosanctum Concilium, n. 28).

Una antigua tentación

Reaparece aquí -continúa la nota- con discutibles motivos de orden pastoral, una antigua tentación de sustituir la fórmula tradicional con otros textos juzgados más idóneos“, pero “el recurso a la motivación pastoral oculta, a veces de forma inconsciente, una deriva subjetiva y una voluntad manipuladora“. El Concilio Vaticano II, después del Concilio de Trento, declaró “la absoluta indisponibilidad del septenario sacramental a la discreción de la Iglesia“, estableciendo que nadie “aunque sea sacerdote, se atreva, por su propia iniciativa, a añadir, quitar o cambiar algo en materia litúrgica“. En efecto, “modificar al propio arbitrio la forma celebrativa de un sacramento no constituye un simple abuso litúrgico, en cuanto transgresión de una norma positiva, sino también un vulnus infligido tanto a la comunión eclesial como a la posibilidad de reconocer en ella la obra de Cristo, que en los casos más graves hace inválido el sacramento mismo, porque la naturaleza de la acción ministerial exige transmitir con fidelidad lo que se ha recibido“.

Acción ministerial

En la celebración de los sacramentos -explica la nota- la asamblea no actúa “colegialmente“, sino “ministerialmente” y el ministro “no habla como un funcionario que ejerce un papel que se le ha asignado, sino que opera ministerialmente como signo-presencia de Cristo, que actúa en su Cuerpo, donando su gracia“. A la luz de esto, se debe entender “cuanto enseña el Concilio Tridentino sobre la necesidad de que el ministro tenga la intención al menos de hacer lo que hace la Iglesia“: una intención que no puede permanecer “sólo a nivel interior“, con el riesgo de subjetivismo, sino que se expresa también en un “acto exterior” realizado “no en nombre propio, sino en la persona de Cristo“.

Cristo es quien bautiza

Alterar la fórmula sacramental -concluye la nota- significa, además, no comprender la naturaleza misma del ministerio eclesial, que es siempre el servicio a Dios y a su pueblo, y no ejercicio de un poder que llega hasta la manipulación de lo que se ha confiado a la Iglesia con un acto que pertenece a la Tradición. En todo ministro del Bautismo, por lo tanto, debe estar bien enraizada no sólo la conciencia del deber de actuar en comunión con la Iglesia, sino también la misma convicción que San Agustín atribuye al Precursor, el cual aprendió «que en Cristo habría cierta propiedad tal, que, aunque muchos ministros, justos o injustos, iban a bautizar, la santidad del bautismo no se atribuiría sino a aquel sobre quien descendió la paloma, del cual está dicho “este es el que bautiza en el Espíritu Santo” (Jn 1, 33)». Comenta, por tanto, Agustín: «Bautice Pedro, Cristo es quien bautiza; bautice Pablo, es Cristo quien bautiza; bautice Judas, es Cristo quien bautiza»”.

Ya en 2008, la Congregación para la Doctrina de la Fe había respondido a dos preguntas sobre la validez de los bautismos conferidos con fórmulas arbitrariamente modificadas: “Yo te bautizo en el nombre del Creador, del Redentor y del Santificador” y “Yo te bautizo en el nombre del Creador, del Liberador y del Sustentador“. La respuesta fue como la de hoy: que el bautismo no era válido y que los bautizados con esas fórmulas tenían que ser bautizados “en forma absoluta“.

 

MUY IMPORTANTE:

Toda la información que ofrecemos en nuestra web tiene únicamente validez informativa general y en ningún caso es vinculante o aplicable a situaciones, casos y horarios concretos donde solo el párroco o el responsable eclesiástico correspondiente tiene la capacidad de resolver.

Los horarios que indicamos son los que nos han enviado las parroquias. Tenga en cuenta que estos horarios pueden variar debido a horarios específicos para verano o invierno y a celebraciones concretas: Navidad, Semana Santa, fiestas parroquiales, actividades pastorales, etc. Le recomendamos que para mayor seguridad confirme con antelación las horas de celebración. Para cualquier información sobre horarios o actividades parroquiales siempre se tiene que poner en contacto directo con cada parroquia concreta.

La Diócesis de Canarias y cualquiera de sus organismos o personas no se responsabilizan de los cambios en los horarios, la interpretación, aplicación, daños a terceros de cualquier clase, daños materiales o morales, ni de ningún otro tipo que se puedan derivar de las informaciones y respuestas a las cuestiones que tratamos. Son las correspondientes autoridades eclesiásticas de cada organismo quienes tienen que decidir en cada caso y situación qué es lo que conviene, así como a realizar los cambios de horarios que consideren oportunos según las necesidades pastorales concretas  y cómo se debe aplicar la actual normativa de la Iglesia. La información que facilitamos es con buena fe y gratuita y tratamos que sea actualizada, aunque no siempre puede ser así. Ante cualquier duda sobre el texto póngase en contacto con el párroco de cada parroquia en los horarios de despacho parroquial.

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Nombres bebes

Bautismo: ¿Qué nombre ponemos a nuestro hijo? – Los nombres y apellidos más frecuentes en España 2017

BAUTISMO - ¿QUÉ NOMBRE LE PONEMOS A NUESTRO HIJO? - Vea los nombres más frecuentes en España en los niños recién nacidos durante el año 2017 y los nombres y apellidos más comunes en España en la actualidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Estamos en ADVIENTO: Tiempo de preparación espiritual para celebrar el nacimiento de Cristo.Para entender qué es el Adviento - clic aquí