Inicio / Preguntas - Respuestas / Sacramentos / Bautismo / Bautismo, desacuerdo con los padrinos elegidos
bautismo
Los padrinos de bautismo.

Bautismo, desacuerdo con los padrinos elegidos

 

– Mis esposa y yo estamos separados y queremos bautizar a nuestra hija, pero mi esposa quiere poner unos padrinos y yo quiero que sean otras personas…

– Yo no estoy de acuerdo que mi esposo quiera bautizar a mi hijo ya que estamos divorciados y no soy creyente…

– Mi marido quiere elegir unos padrinos y yo otros, ¿qué hacemos? …

– No estoy de acuerdo con los padrinos que ha elegido mi esposa, ¿qué puedo hacer? …

 

En todos los casos de elección de padrinos son los padres los únicos que deben aclarar previamente la situación antes de ir a solicitar el bautismo a su parroquia.
La elección de padrinos es una responsabilidad de los padres católicos y sólo ellos, siempre que los padrinos reúnan las condiciones exigidas por la Iglesia, son los que deben aclarar esta situación.
El sacerdote no puede ni debe actuar como árbitro en un tema de carácter estrictamente personal y familiar. Son los padres quienes tienen que ponerse de acuerdo antes de ir a solicitar el bautismo.
Recuerde que una vez celebrado el bautizo los padrinos no se pueden cambiar bajo ningún concepto, por ello es muy importante que aclaren entre ustedes este tema antes de ir a la parroquia.

– Sobre la decisión de bautizar a un niño/a la Iglesia indica:
El canon 868 § 1 (Código de Derecho Canónico) indica que para poder bautizar a un niño es necesario contar con el consentimiento de los padres o al menos de uno de los dos, o de quienes hagan sus veces, y que haya esperanza fundada de que el niño va a ser educado en la fe católica. Este es el tenor literal de dicho canon:

Canon 868 § 1: Para bautizar lícitamente a un niño se requiere:
1º que den su consentimiento los padres, o al menos uno de los dos, o quienes hagan legítimamente sus veces.
2º que haya esperanza fundada de que el niño va a ser educado en la religión católica; si falta por completo esa esperanza, debe diferirse el bautismo, según las disposiciones del derecho particular, haciendo saber la razón a sus padres.

– Elección de padrinos, la Iglesia indica:

Para poder ser padrinos tienen que reunir las condiciones que la Iglesia determina.

Sobre el tema de los padrinos el Código de Derecho Canónico dice:
Requisitos para ser padrino
El canon 873 exige que haya un padrino, o una madrina, o un padrino y una madrina:
Canon 873: Téngase un solo padrino o una sola madrina, o uno y una.

Por su parte, el canon 874 establece los requisitos para ser admitido como padrino:
Canon 874 § 1: Para que alguien sea admitido como padrino, es necesario que:

1º. haya sido elegido por quien va a bautizarse o por sus padres o por quienes ocupan su lugar o, faltando éstos, por el párroco o ministro; y que tenga capacidad para esta misión e intención de desempeñarla;

2º. haya cumplido dieciséis años, a no ser que el Obispo diocesano establezca otra edad, o que, por justa causa, el párroco o el ministro consideren admisible una excepción;

3º. sea católico, esté confirmado, haya recibido ya el Santísimo Sacramento de la Eucaristía y lleve, al mismo tiempo, una vida congruente con la fe y con la misión que va a asumir;

4º. no esté afectado por una pena canónica, legítimamente impuesta o declarada;

5º. no sea el padre o la madre de quien se ha de bautizar.

§ 2: El bautizado que pertenece a una comunidad eclesial no católica sólo puede ser admitido junto con un padrino católico, y exclusivamente en calidad de testigo del bautismo.

Vea:
– Los padrinos para los sacramentos

 

EN CONCLUSIÓN:
Son ustedes, los padres católicos, quienes tienen que ponerse de acuerdo en el tema de los padrinos y ver que estos reúnan las condiciones mecesarias que establece la Iglesia para ser padrino o madrina.
Lo mejor es que los padres se pongan de acuerdo teniendo siempre en cuenta el bien del niño y procurando con el diálogo encontrar la mejor solución a este tema.
Es conveniente que tanto la madre como el padre una vez que han aclarado la situación, se pongan en contacto cuanto antes con el párroco de la parroquia donde van a bautizar.
Recuerden nuevamente que una vez celebrado el bautizo los padrinos no se pueden cambiar bajo ningún concepto, por ello es muy importante que aclaren entre ustedes este tema antes de ir a la parroquia.

 

MUY IMPORTANTE:

Toda la información que ofrecemos tiene únicamente validez informativa general y en ningún caso es vinculante o aplicable a situaciones concretas donde sólo el párroco o el responsable eclesiástico correspondiente tiene la capacidad de resolver. La Diócesis de Canarias y cualquiera de sus organismos no se responsabilizan de la interpretación, aplicación, daños a terceros de cualquier tipo, daños materiales, ni de ningún otro tipo que se puedan derivar de las respuestas a las cuestiones que tratamos. Son las correspondientes autoridades eclesiásticas quienes tienen que decidir en cada caso que es lo que conviene y cómo se debe aplicar la actual normativa de la Iglesia. La información que facilitamos es con buena fe y gratuita y tratamos que sea actualizada, aunque no siempre puede ser así. Ante cualquier duda en el texto póngase en contacto con su párroco en horas del archivo o despacho parroquial.

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Los católicos y el trabajo

¿Qué opinamos los católicos sobre el trabajo? - Los derechos de los trabajadores, como todos los demás derechos, se basan en la naturaleza de la persona humana y en su dignidad trascendente. El Magisterio social de la Iglesia ha considerado oportuno enunciar algunos de ellos, indicando la conveniencia de su reconocimiento en los ordenamientos jurídicos: el derecho a una justa remuneración; el derecho al descanso; el derecho « a ambientes de trabajo y a procesos productivos que no comporten perjuicio a la salud física de los trabajadores y no dañen su integridad moral »; el derecho a que sea salvaguardada la propia personalidad en el lugar de trabajo, sin que sean « conculcados de ningún modo en la propia conciencia o en la propia dignidad...

Centro de preferencias de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies