Inicio / Preguntas - Respuestas / La Biblia / Biblia ¿Datos históricos?
Los datos que nos tramite la Biblia, ¿son datos extrictamente históricos?

Biblia ¿Datos históricos?

Los libros de la Sagrada Escritura enseñan firmemente, con fidelidad y sin error, la verdad que Dios quiso que quedara consignada para nuestra salvación. Hablan, pues, de hechos reales.

Pero los hechos se pueden expresar con verdad recurriendo a distintos géneros literarios, y cada género tiene su estilo propio de contar las cosas. Por ejemplo, cuando en los Salmos se dice que «los cielos pregonan la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos» (Sal 19,2) no se pretende afirmar que los cielos pronuncien palabras ni que Dios tenga manos, sino que se expresa el hecho real de que la naturaleza da testimonio de Dios, que es su creador.

La historia es un género literario que en la actualidad tiene unas características peculiares que son distintas de las que en las literaturas del antiguo Oriente Próximo, e incluso en la antigüedad greco-latina, se empleaban para narrar lo sucedido. Todos los libros de la Biblia, tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento, fueron escritos hace entre dos y tres mil años por los que calificarlos de «históricos» en el sentido que ahora damos a esa palabra sería un anacronismo, ya que no fueron pensados ni escritos con los esquemas conceptuales actualmente en uso.

Sin embargo, que no se les pueda calificar de «históricos» en el sentido actual de esa palabra no quiere decir que transmitan información o nociones falsas o engañosas, y por lo tanto no merezcan credibilidad. Transmiten verdades, y hacen referencia a hechos realmente acaecidos en el tiempo y en el mundo en que vivimos, contados con unos modos de hablar y de expresarse distintos, pero igualmente válidos.

Esos libros no fueron escritos para satisfacer nuestra curiosidad acerca de detalles irrelevantes para el mensaje que trasmiten, como pueda ser decirnos qué comían, cómo vestían o qué aficiones tenían los personajes de los que se habla. Lo que proporcionan sobre todo es una valoración de los hechos desde el punto de vista de la fe de Israel y de la fe cristiana.

Los textos bíblicos permiten conocer lo sucedido incluso mejor de lo que percibieron los testigos directos de los acontecimientos, ya que aquellos podían no tener todos los datos necesarios para valorar en su justo alcance lo que estaban presenciando. Por ejemplo, una persona que pasara junto al Gólgota el día que crucificaron a Jesús se daba cuenta de que allí se estaba llevando a cabo la ejecución de un condenado a muerte por los romanos, pero el lector de los evangelios, además de esa realidad, sabe que ese crucificado es el Mesías y que en ese preciso momento está culminando la redención de todo el género humano.

Bibliografía: Francisco Varo, ¿Sabes leer la Biblia? (Planeta, Barcelona, 2006)

Vea también en la sección FORMACIÓN el apartado FORMACIÓN BÍBLICA.

IMPORTANTE:

Toda la información que ofrecemos tiene únicamente validez informativa general y en ningún caso es vinculante o aplicable a situaciones concretas donde solo el párroco o el responsable eclesiástico correspondiente tiene la capacidad de resolver.
La Diócesis de Canarias y cualquiera de sus organismos o personas no se responsabilizan de la interpretación, aplicación, daños a terceros de cualquier tipo, daños materiales, ni de ningún otro tipo que se puedan derivar de las respuestas a las cuestiones que tratamos. Son las correspondientes autoridades eclesiásticas quienes tienen que decidir en cada caso qué es lo que conviene y cómo se debe aplicar la actual normativa de la Iglesia. La información que facilitamos es con buena fe y gratuita y tratamos que sea actualizada, aunque no siempre puede ser así. Ante cualquier duda sobre el texto póngase en contacto con su párroco.

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

La esencia del cristianismo – Romano Guardini

LA ESENCIA DEL CRISTIANISMO por Romano Guardini - En la historia de la vida cristiana hay épocas en las que el creyente es cristiano con naturalidad y evidencia. Ser cristiano es para él lo mismo que ser creyente e incluso que ser religioso. El cristianismo constituye a sus ojos el único mundo religioso posible, de tal suerte que todos los problemas surgen dentro de su ámbito. Considerada en términos generales, ésta fue la situación para la mayoría de los hombres de Occidente durante la Edad Media, y aun siglos más tarde, y ésta es también la situación para el individuo cuando crece en el seno de una atmósfera cristiana unitaria y en ella inmerge totalmente su personalidad. Más tarde, empero, se impone la conciencia de que existen también otras posibilidades religiosas, y el creyente, que hasta entonces no se veía inquietado por ninguna duda, comienza a analizar, compara, juzga y se siente en la necesidad de tomar una decisión. En el curso de este proceso mental se hace urgente el problema de saber qué es aquello peculiar y propio que caracteriza al cristianismo y lo diferencia, a la vez, de otras posibilidades religiosas.

Centro de preferencias de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies