Somos un matrimonio casados solo por lo civil que nos hemos separado y hemos pedido el divorcio. ¿Podemos ya comenzar los preparativos de la boda por la Iglesia?

Boda de divorciados

 

Mi novio y yo somos separados de un matrimonio civil y hemos pedido el divorcio hace unos días. Nuestra intención es casarnos por la Iglesia. Mi pregunta es que ya que hemos pedido el divorcio si podemos comenzar a organizar toda la boda por la Iglesia…

Lo mejor en estas situaciones es esperar a que tengan la sentencia FIRME de divorcio y una vez esté civilmente todo claro pueden dar el paso de organizar su boda por la Iglesia. Hasta que ustedes no tengan la sentencia firme de divorcio no pueden volver a contraer ningún tipo de matrimonio.

En la parroquia tienen que presentar el certificado del matrimonio civil donde aparezca inscrito el divorcio y también tienen que presentar la sentencia firme del divorcio.

 

IMPORTANTE:

Toda la información que ofrecemos tiene únicamente validez informativa general y en ningún caso es vinculante o aplicable a situaciones concretas donde solo el párroco o el responsable eclesiástico correspondiente tiene la capacidad de resolver.
La Diócesis de Canarias y cualquiera de sus organismos o personas no se responsabilizan de la interpretación, aplicación, daños a terceros de cualquier tipo, daños materiales, ni de ningún otro tipo que se puedan derivar de las respuestas a las cuestiones que tratamos. Son las correspondientes autoridades eclesiásticas quienes tienen que decidir en cada caso qué es lo que conviene y cómo se debe aplicar la actual normativa de la Iglesia. La información que facilitamos es con buena fe y gratuita y tratamos que sea actualizada, aunque no siempre puede ser así. Ante cualquier duda sobre el texto póngase en contacto con su párroco.

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Para que los sacramentos sean creíbles

Se está produciendo, en efecto, un “proceso de des-institucionalización de la religión basado en un poder creer sin pertenecer”; unido a “la emergencia de nuevas experiencias religiosas” basadas en la emoción y el encantamiento; y apoyado en manifestaciones religiosas que buscan un contacto con lo sagrado cargado de ambigüedad; lo que da lugar a la “coexistencia de diversas formas de vivir lo religioso”. Se trata de una verdadera crisis de fe, que implica una crisis de Iglesia, y que conlleva quizás de modo más radical a una más profunda crisis en la práctica sacramental. Al fin y al cabo, la fe deriva de la persona de Cristo, figura por lo menos admirada y respetada, pero los sacramentos son identificados en su relación con la Iglesia tantas veces y por tantas cosas criticada, cuando no rechazada.