¿Pueden cobrar por una boda?

Boda ¿Se pueden cobrar las bodas?

 

– He ido a una parroquia para solicitar casarme en ella y me dicen que tengo que abonar una cantidad (200 euros) por casarme en esa iglesia. ¿Esto se puede hacer?

Cada parroquia puede indicar una cantidad razonable para cubrir los gastos derivados del funcionamiento del templo. No es lo mismo una parroquia que tenga empleados y que ofrezca flores, música, etc. a otra donde la celebración es mucho más sencilla sin mayores gastos. Sí es importante que tomemos conciencia de que somos los católicos (al igual que cualquier otro organismo o grupo religioso) quienes debemos sostener económicamente nuestros templos. Todos debemos ser solidarios con el sostenimiento económico de nuestra Iglesia.

Algunas parroquias entregan un sobre donde la persona puede dar una cantidad según sea su voluntad.Otras establecen una cantidad determinada según los casos. Ambas posibilidades se pueden dar dependiendo de cada parroquia. Cada comunidad después de consultado el Consejo Parroquial es libre de determinar lo que estime más conveniente.

Si lo desea, usted puede es solicitar una factura con los conceptos por los cuales se abona dicha cantidad, teniendo en cuenta que es la parroquia quien establece los costes que crea conveniente según sus necesidades. Es muy difícil cuantificar con exactitud , por ejemplo, el consumo de luz, agua, megafonía, personal, limpieza, etc. por eso la parroquia es libre de determinar sus costes teniendo en cuenta no sólo la celebración concreta sino la ayuda al sostenimiento del templo y todos sus servicios.

Tenga en cuenta que esa cantidad no es en concepto de “alquiler” del templo ni el precio por casarse. Usted está colaborando en el sostenimiento de la parroquia, como mucho antes lo han hecho otras personas para que usted pueda disfrutar ahora de las instalaciones en las que va a celebrar su boda.

También hay parroquias que aplican las tasas diocesanas.

IMPORTANTE:

Toda la información que ofrecemos tiene únicamente validez informativa general y en ningún caso es vinculante o aplicable a situaciones concretas donde solo el párroco o el responsable eclesiástico correspondiente tiene la capacidad de resolver.
La Diócesis de Canarias y cualquiera de sus organismos o personas no se responsabilizan de la interpretación, aplicación, daños a terceros de cualquier tipo, daños materiales, ni de ningún otro tipo que se puedan derivar de las respuestas a las cuestiones que tratamos. Son las correspondientes autoridades eclesiásticas quienes tienen que decidir en cada caso qué es lo que conviene y cómo se debe aplicar la actual normativa de la Iglesia. La información que facilitamos es con buena fe y gratuita y tratamos que sea actualizada, aunque no siempre puede ser así. Ante cualquier duda sobre el texto póngase en contacto con su párroco.

Vea:

– Tasas diocesanas y parroquiales – abril 2019

 

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Para que los sacramentos sean creíbles

Se está produciendo, en efecto, un “proceso de des-institucionalización de la religión basado en un poder creer sin pertenecer”; unido a “la emergencia de nuevas experiencias religiosas” basadas en la emoción y el encantamiento; y apoyado en manifestaciones religiosas que buscan un contacto con lo sagrado cargado de ambigüedad; lo que da lugar a la “coexistencia de diversas formas de vivir lo religioso”. Se trata de una verdadera crisis de fe, que implica una crisis de Iglesia, y que conlleva quizás de modo más radical a una más profunda crisis en la práctica sacramental. Al fin y al cabo, la fe deriva de la persona de Cristo, figura por lo menos admirada y respetada, pero los sacramentos son identificados en su relación con la Iglesia tantas veces y por tantas cosas criticada, cuando no rechazada.