Inicio / Preguntas - Respuestas / Boda Dos celebraciones para la misma boda
¿Puedo celebrar mi matrimonio religioso por dos ritos diferentes?

Boda Dos celebraciones para la misma boda

DOS CELEBRACIONES PARA UN MISMO MATRIMONIO

– Yo soy católico y mi novia es protestante, vivimos en el extranjero y queremos celebrar en nuestro país de residencia la boda por el rito protestante y cuando lleguemos a España nos queremos casar por la Iglesia.
¿Se puede hacer esto?

– Yo soy católica y mi novio es protestante y queremos, para que vayan amigos de uno y de otro, casarnos primero por la iglesia protestante y después casarnos por la Iglesia católica. ¿Permite la Iglesia esta duplicidad en la celebración por dos ritos distintos?

No se puede celebrar ninguna boda por la Iglesia cuando previamente ha habido un matrimonio, en este caso religioso, previo.

En ese caso, hay dos cuestiones: la cuestión del matrimonio mixto, y la forma en que se ha de celebrar.

a) Sobre el matrimonio mixto, se debe conceder el permiso de acuerdo con el canon 1124, incluyendo las cautelas previstas en el canon 1125. Por lo tanto, se debe tramitar en el Obispado este permiso; se hace junto con el expediente matrimonial.

b) En cuanto a la forma, le transcribo el canon 1127:
Can. 1127
§ 1. En cuanto a la forma que debe emplearse en el matrimonio mixto, se han de observar las prescripciones del c. 1108; pero si contrae matrimonio una parte católica con otra no católica de rito oriental, la forma canónica se requiere únicamente para la licitud; pero se requiere para la validez la intervención de un ministro sagrado, observadas las demás prescripciones del derecho.
§ 2. Si hay graves dificultades para observar la forma canónica, el Ordinario del lugar de la parte católica tiene derecho a dispensar de ella en cada caso, pero consultando al Ordinario del lugar en que se celebra el matrimonio y permaneciendo para la validez la exigencia de alguna forma pública de celebración; compete a la Conferencia Episcopal establecer normas para que dicha dispensa se conceda con unidad de criterio.
§ 3. Se prohibe que, antes o después de la celebración canónica a tenor del § 1, haya otra celebración religiosa del mismo matrimonio para prestar o renovar el consentimiento matrimonial; asimismo, no debe hacerse una ceremonia religiosa en la cual, juntos el asistente católico y el ministro no católico y realizando cada uno de ellos su propio rito, pidan el consentimiento de los contrayentes.

Por lo tanto:

b,1) El principio general es que solo debe haber una única boda. No puede haber dos bodas, ni a la vez (clérigo católico y protestante a la vez) ni una primero y luego otra. Para la validez, es necesario alguna forma pública de matrimonio: no vale el consentimiento prestado en privado.

b,2) Se prefiere la boda católica, pero “si hay graves dificultades” se puede dispensar de la forma católica, con los requisitos del párr. 2.

Es una medida práctica muy interesante lo de consultar al Obispo católico de la diócesis donde se reside, como manda el canon. Seguro que él tendrá experiencia y podrá indicar la práctica en su diócesis.

La inscripción: si se va a celebrar la boda ante el ministro protestante, se debe pedir a los contrayentes un certificado o algún papel, pues se debe anotar en el libro de bautismos del contrayente católico. No se olvide que -en este caso- el matrimonio celebrado ante el ministro luterano, es válido a todos los efectos para la Iglesia Católica. Por lo tanto, se debe anotar.

 

IMPORTANTE:

Toda la información que ofrecemos tiene únicamente validez informativa general y en ningún caso es vinculante o aplicable a situaciones concretas donde solo el párroco o el responsable eclesiástico correspondiente tiene la capacidad de resolver.
La Diócesis de Canarias y cualquiera de sus organismos o personas no se responsabilizan de la interpretación, aplicación, daños a terceros de cualquier tipo, daños materiales, ni de ningún otro tipo que se puedan derivar de las respuestas a las cuestiones que tratamos. Son las correspondientes autoridades eclesiásticas quienes tienen que decidir en cada caso qué es lo que conviene y cómo se debe aplicar la actual normativa de la Iglesia. La información que facilitamos es con buena fe y gratuita y tratamos que sea actualizada, aunque no siempre puede ser así. Ante cualquier duda sobre el texto póngase en contacto con su párroco.

 

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Los católicos y el trabajo

¿Qué opinamos los católicos sobre el trabajo? - Los derechos de los trabajadores, como todos los demás derechos, se basan en la naturaleza de la persona humana y en su dignidad trascendente. El Magisterio social de la Iglesia ha considerado oportuno enunciar algunos de ellos, indicando la conveniencia de su reconocimiento en los ordenamientos jurídicos: el derecho a una justa remuneración; el derecho al descanso; el derecho « a ambientes de trabajo y a procesos productivos que no comporten perjuicio a la salud física de los trabajadores y no dañen su integridad moral »; el derecho a que sea salvaguardada la propia personalidad en el lugar de trabajo, sin que sean « conculcados de ningún modo en la propia conciencia o en la propia dignidad...

Centro de preferencias de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies