Una persona que se ha divorciado de un matrimonio por la Iglesia y después se haya quedado viuda, ¿necesita la nulidad matrimonial para poder casarse nuevamente por la Iglesia?

Boda de persona divorciada y después viuda

– Yo me divorcié del matrimonio que contraje por la Iglesia hace algunos años. Al poco tiempo del divorcio falleció mi marido. ¿Me puedo casar algún día nuevamente por la Iglesia sin tener la nulidad eclesiástica de mi matrimonio?

Sí puede volver a casarse por la Iglesia ya que su estado en la actualidad es “viuda” y por tanto libre para contraer nuevamente matrimonio canónico.
En su caso no es necesario tener previamente la nulidad matrimonial ya que la muerte extingue el vínculo matrimonial.

IMPORTANTE:

Toda la información que ofrecemos tiene únicamente validez informativa general y en ningún caso es vinculante o aplicable a situaciones concretas donde solo el párroco o el responsable eclesiástico correspondiente tiene la capacidad de resolver.
La Diócesis de Canarias y cualquiera de sus organismos o personas no se responsabilizan de la interpretación, aplicación, daños a terceros de cualquier tipo, daños materiales, ni de ningún otro tipo que se puedan derivar de las respuestas a las cuestiones que tratamos. Son las correspondientes autoridades eclesiásticas quienes tienen que decidir en cada caso qué es lo que conviene y cómo se debe aplicar la actual normativa de la Iglesia. La información que facilitamos es con buena fe y gratuita y tratamos que sea actualizada, aunque no siempre puede ser así. Ante cualquier duda sobre el texto póngase en contacto con su párroco.

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

documentos de la Iglesia

Para entender los documentos de la Iglesia

Desde los primeros siglos del cristianismo, uno de los medios ordinarios de comunicación entre las comunidades cristianas fue el lenguaje escrito, así lo testimonia el rico epistolario del Nuevo Testamento y los diversos escritos extra-bíblicos, cuya enseñanza circuló para la edificación y sostén de la fe de todos los creyentes en Cristo; más aún, frecuentemente la epístola fue el único medio a disposición del pastor para relacionarse con sus comunidades más lejanas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies