gregorio13

El calendario gregoriano – ¿Cómo se creó nuestro actual calendario? – Origen católico del calendario que utilizamos

 

EL CALENDARIO GREGORIANO

Vea también:

– Devociones. ¿Qué es una “devoción”?

– ¿Cuál es el origen de la bandera de la Unión Europea?

– ¿Qué es el `Te Deum´? – ¿Sabías que la sintonía de Eurovisión en realidad es música religiosa?

 

El origen del calendario gregoriano, es el 1 de enero del primer año (año 1 d.C.), que da comienzo a la primera década, el primer siglo (s. I) y el primer milenio. El año anterior fue el primero antes de Cristo (año 1 a.C.).

El calendario gregoriano es un calendario originario de Europa, actualmente utilizado de manera oficial en casi todo el mundo, denominado así por ser su promotor el papa Gregorio XIII, quien promulgó su uso por medio de la bula Inter Gravissimas. A partir de 1582, sustituyó gradualmente en distintos países al calendario juliano, utilizado desde que Julio César lo instaurara en el año 46 a. C. El calendario juliano era, básicamente, el calendario egipcio, el primer calendario solar conocido que estableció la duración del año en 365,25 días.

Gregorio XIII

Papa Gregorio XIII

El calendario gregoriano se originó a partir de un primer estudio realizado en 1515 por científicos de la Universidad de Salamanca, y de un segundo en 1578. Del primero, se hizo caso omiso y del segundo, finalmente, surgió el actual calendario mundial, aunque el mérito se atribuyó a otros personajes.1

Los primeros países en adoptar el calendario actual fueron EspañaItalia y Portugal en 1582. Sin embargo, Gran Bretaña y sus colonias americanas no lo hicieron hasta 1752.2

Lea el artículo completo:

– El calendario gregoriano

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

corazon de jesus devocion

Junio, mes del Corazón de Jesús

Desde los comienzos de la fe cristiana, los creyentes han meditado en el costado y el  corazón abierto del Señor. Y fue en junio, concretamente un día 16, del año 1675, cuando a Santa Margarita María de Alacoque el Hijo de Dios le mostró su Corazón  rodeado de llamas de amor, coronado de espinas, con una herida abierta de la cual brotaba sangre y, del interior del mismo salía una cruz.