Cómo debe cambiar la Iglesia

 

CÓMO DEBE CAMBIAR LA IGLESIA

CÓMO DEBE CAMBIAR LA IGLESIA

Desde hace decenios, asistimos a una disminución de la práctica religiosa, constatamos un creciente distanciamiento de una notable parte de los bautizados de la vida de la Iglesia.

Surge, pues, la pregunta: ¿Acaso no debe cambiar la Iglesia? ¿No debe, tal vez, adaptarse al tiempo presente en sus oficios y estructuras, para llegar a las personas de hoy que se encuentran en búsqueda o en duda?
A la beata Madre Teresa le preguntaron una vez cuál sería, según ella, lo primero que se debería cambiar en la Iglesia. Su respuesta fue: Usted y yo.
¿Cómo se debe configurar concretamente este cambio? ¿Se trata tal vez de una renovación como la que emprende, por ejemplo, un propietario mediante la reestructuración o pintura de su edificio?

¿O acaso se trata de una corrección, para retomar el rumbo y recorrer de modo más directo y expeditivo un camino? Ciertamente, estos y otros aspectos tienen importancia, y aquí no podemos afrontarlos todos. Pero por lo que se refiere al motivo fundamental del cambio, éste consiste en la misión apostólica de los discípulos y de la Iglesia misma.

 

 

Vea:

– Cambiar la Iglesia

Cómo debe cambiar la Iglesia

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

antonio vicente venerable

Antonio Vicente González Suárez, declarado venerable en la Iglesia católica – 21 de diciembre de 2020

Antonio Vicente González se convertirá en el tercer grancanario en subir a los altares: en 2013 fue declarada beata la Hija de la Caridad sor Lorenza Díaz Bolaños, natural de Santa María de Guía, y se está a la espera de que se formalice la beatificación -ya aprobada por el papa- del fraile dominico Tomás Morales, natural de Carrizal de Ingenio.  En la Iglesia católica, un cristiano es declarado "venerable" cuando se demuestra, durante su proceso de beatificación, que ha tenido una vida conforme al evangelio y el papa por tanto declara sus "virtudes heroicas". Este es el paso previo a que este sea reconocido como beato, si existe un milagro comprobado. En el caso de la beatificación de mártires, no es necesario atestiguar tales virtudes heroicas, pues ya es suficiente heroicidad el mismo martirio. Así, un mártir no es declarado Venerable, sino, en tal caso, directamente beato. Entrevista al Rvdo. D. Juan Artíles Sánchez sobre Antonio Vicente.