Cáritas ayuda a los migrantes

 

¿Quiere ayudar a los niños emigrantes? Aquí tiene siete sugerencias del Papa Francisco:

  1. Recibir a los niños inmigrantes en nuestros hogares, nuestras comunidades y naciones. «El que acoge a un niño como este en mi nombre, me acoge a mí; y el que me acoge a mí, no me acoge a mí, sino al que me ha enviado» (Mc 9,37; Mt 18,5; Lc 9,48; Jn 13,20).
  2. Garantizar la protección y seguridad de los niños inmigrantes en sus comunidades y sociedades.
  3. Estamos llamados a integrar a los niños inmigrantes en nuestras vidas, en lugar de abandonarlos en nuestras fronteras.
  4. Denunciar la explotación. Los niños son vulnerables a la explotación, mediante la prostitución, la esclavitud como trabajadores o soldados y el tráfico de drogas. Su infancia es robada.
  5. Aprender los derechos del niño, trabajar para que sean protegidos en nuestra sociedad. Se incluyen el derecho a un ambiente familiar sano y seguro, a la educación, a la salud.
  6. Recurrir a los gobiernos para que adopten medidas sobre las numerosas formas de esclavitud de la que los niños son víctimas.
  7. Trabajar juntos como población, organizaciones y redes, con el fin de ayudar a los niños emigrantes y combatir la esclavitud.

Estas sugerencias fueron tomadas del mensaje del Santo Padre, en ocasión de la Jornada Mundial del Emigrante y Refugiado.

Vea:

– Cáritas y los migrantes

– Informe anual de Cáritas Internacional 2015

– Cáritas española

– Cáritas Diocesana de Canarias – Las Palmas de GC.

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Jornada Mundial de los Pobres 21

V Jornada Mundial de los Pobres: «A los pobres los tienen siempre con ustedes» (Mc 14,7) – 14 de noviembre de 2021

Permanece abierto el interrogante, que no es obvio en absoluto: ¿cómo es posible dar una solución tangible a los millones de pobres que a menudo sólo encuentran indiferencia, o incluso fastidio, como respuesta? ¿Qué camino de justicia es necesario recorrer para que se superen las desigualdades sociales y se restablezca la dignidad humana, tantas veces pisoteada? Un estilo de vida individualista es cómplice en la generación de pobreza, y a menudo descarga sobre los pobres toda la responsabilidad de su condición. Sin embargo, la pobreza no es fruto del destino sino consecuencia del egoísmo.