Inicio / CÁRITAS / Cáritas Diocesana de Canarias: Erradicar la pobreza. Hogar para las personas. Derechos humanos. IIª Jornada Mundial de los Pobres. Día del voluntariado. (17 de octubre,18 y 25 de noviembre, 5 y 10 de diciembre)

Cáritas Diocesana de Canarias: Erradicar la pobreza. Hogar para las personas. Derechos humanos. IIª Jornada Mundial de los Pobres. Día del voluntariado. (17 de octubre,18 y 25 de noviembre, 5 y 10 de diciembre)

 

 

ERRADICAR LA POBREZA, HOGAR PARA LAS PERSONAS, DERECHOS HUMANOS, II JORNADA MUNDIAL DE LOS POBRES, DÍA DEL VOLUNTARIADO (17 de octubre,18 y 25 de noviembre, 5 y 10 de diciembre)

El Consejo Diocesano y los Curas Acompañantes de Cáritas en los Arciprestazgos coincidimos en celebrar la Jornada Mundial de los Pobres el 18 de noviembre, de acuerdo a los criterios ofrecidos por el Papa en su Mensaje para dicha Jornada. Destacamos los párrafos siguientes del Mensaje del Papa:

              “En muchas Diócesis, el año pasado, enriqueció la celebración de la I Jornada Mundial de los Pobres, con el calor de una casa, la alegría de una comida festiva y la solidaridad de quienes quisieron compartir la mesa de manera simple y fraterna”.

              “Quisiera que también este año y en el futuro fuera celebrada bajo el signo de la alegría por redescubrir el valor de estar juntos, orar juntos y compartir la comida el día domingo”.

              “Son innumerables las iniciativas que diariamente emprende la comunidad cristiana para dar un signo de cercanía y de alivio a las variadas formas de pobreza que están ante nuestros ojos. A menudo la colaboración con otras realidades, que no están motivadas por la fe sino por la solidaridad humana, hace posible brindar una ayuda que solos no podríamos realizar. Reconocer que, en el inmenso mundo de la pobreza, nuestra intervención es también limitada, débil e insuficiente hace que tendamos la mano a los demás, de modo que la colaboración mutua pueda alcanzar el objetivo de manera más eficaz. Nos mueve la fe y el imperativo de la caridad, pero sabemos reconocer otras formas de ayuda y solidaridad que, en parte, se fijan los mismos objetivos; siempre y cuando no descuidemos lo que nos es propio, a saber, llevar a todos hacia Dios y a la santidad. El diálogo entre las diversas experiencias y la humildad en el prestar nuestra colaboración, sin ningún tipo de protagonismo, es una respuesta adecuada y plenamente evangélica que podemos realizar”.

 “Frente a los pobres, no es cuestión de jugar a ver quién tiene el primado de la intervención, sino que podemos reconocer humildemente que es el Espíritu quien suscita gestos que son un signo de la respuesta y cercanía de Dios. Cuando encontramos el modo para acercarnos a los pobres, sabemos que el primado le corresponde a Él, que ha abierto nuestros ojos y nuestro corazón a la conversión. No es protagonismo lo que necesitan los pobres, sino ese amor que sabe esconderse y olvidar el bien realizado. Los verdaderos protagonistas son el Señor y los pobres. Quien se pone al servicio es instrumento en las manos de Dios para hacer reconocer su presencia y su salvación. Lo recuerda San Pablo escribiendo a los cristianos de Corinto, que competían ente ellos por los carismas, en busca de los más prestigiosos: «El ojo no puede decir a la mano: “No te necesito”, ni la cabeza, a los pies: “No tengo necesidad de ustedes”» (1Cor 12, 21). El Apóstol hace una consideración importante al observar que los miembros que parecen más débiles son los más necesarios (cf. v. 22); y que «los que consideramos menos decorosos son los que tratamos más decorosamente. Así nuestros miembros menos dignos son tratados con mayor respeto, ya que los otros no necesitan ser tratados de esa manera» (vv. 23-24). Mientras ofrece una enseñanza fundamental sobre los carismas, Pablo también educa a la comunidad en la actitud evangélica respecto a los miembros más débiles y necesitados. Lejos de los discípulos de Cristo sentimientos de desprecio o de pietismo hacia ellos; más bien están llamados a honrarlos, a darles precedencia, convencidos de que son una presencia real de Jesús entre nosotros. «Cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo» (Mt 25, 40)”.

             “Aquí se comprende cuanta distancia existe entre nuestro modo de vivir y el del mundo, el cual elogia, sigue e imita a quienes tienen poder y riqueza, mientras margina a los pobres, considerándolos un desecho y una vergüenza. Las palabras del Apóstol son una invitación a darle plenitud evangélica a la solidaridad con los miembros más débiles y menos capaces del cuerpo de Cristo: «¿Un miembro sufre? Todos los demás sufren con él. ¿Un miembro es enaltecido? Todos los demás participan de su alegría» (1Cor12, 26). Del mismo modo, en la Carta a los Romanos nos exhorta: «Alégrense con los que están alegres, y lloren con los que lloran. Vivan en armonía unos con otros, no quieran sobresalir, pónganse a la altura de los más humildes» (12, 15-16). Esta es la vocación del discípulo de Cristo; el ideal al cual aspirar con constancia es asimilar cada vez más en nosotros los «sentimientos de Cristo Jesús» (Flp 2, 5)”.

          “Una palabra de esperanza se convierte en el epílogo natural al que conduce la fe. Con frecuencia son precisamente los pobres los que ponen en crisis nuestra indiferencia, hija de una visión de la vida en exceso inmanente y atada al presente. El grito del pobre es también un grito de esperanza con el que manifiesta la certeza de ser liberado. La esperanza fundada sobre el amor de Dios que no abandona a quien en Él confía (cf. Rom 8, 31-39). Santa Teresa de Ávila en su Camino de perfección escribía: «La pobreza es un bien que encierra todos los bienes del mundo. Es un señorío grande. Es señorear todos los bienes del mundo a quien no le importan nada» (2, 5). Es en la medida que seamos capaces de discernir el verdadero bien que nos volveremos ricos ante Dios y sabios ante nosotros mismos y ante los demás. Así es: en la medida que se logra dar el sentido justo y verdadero a la riqueza, se crece en humanidad y se vuelve capaz de compartir”.

              “Invito a los hermanos Obispos, a los Sacerdotes y en particular a los Diáconos, a quienes se les impuso las manos para el servicio de los pobres (Hch 6, 1-7), junto con las personas consagradas y con tantos laicos y laicas que hay en las Parroquias, en las Asociaciones y en los Movimientos, hacen tangible la respuesta de la Iglesia al grito de los pobres, a que vivan esta Jornada Mundial como un momento privilegiado de nueva Evangelización. Los pobres nos evangelizan, ayudándonos a descubrir cada día la belleza del Evangelio. No echemos en saco roto esta oportunidad de gracia. Sintámonos todos, en este día, deudores con ellos, para que, tendiendo recíprocamente las manos, uno hacia otro, se realice el encuentro salvífico que sostiene la fe, hace activa la caridad y permite que la esperanza prosiga segura en el camino hacia el Señor que viene”.

(Papa Francisco, 13 de junio de 2018)

              La Conferencia Episcopal Española en su página web www.conferenciaepiscopal.es ha ofrecido pautas para la animación de las comunidades, un subsidio litúrgico y el guión para la homilía, que nos pueden ser muy útiles.

              Adviertan que el Papa ha instituido estas Jornadas como tarea de TODA LA IGLESIA, no solamente como tarea de Cáritas.

 La coincidencia con tantas campañas, jornadas y días en torno a distintos aspectos de las situaciones de pobreza, exclusión y conculcación de derechos humanos pueden condensarse en LA JORNADA MUNDIAL DE LOS POBRES, instituida de manera definitiva por el Papa.

Con mis mejores deseos y disponibilidad, José Domínguez Pérez, Delegado Episcopal de Cáritas Diocesana de Canarias.

              Las Palmas de Gran Canaria a, 18 de octubre de 2018.

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Cursillos de Cristiandad: Cursillo 174 en nuestra diócesis

CURSILLO DE CRISTIANDAD - 174 Cursillo de la Diócesis de Canarias - La semana del 8 al 11 de noviembre de 2018 se celebrará el cursillo 174 de la Diócesis de Canarias en las Javerianas.

Centro de preferencias de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies