Catequesis en los colegios.

Catequesis en los colegios

– El Sínodo dice algo de la celebración de las primeras comuniones en algunos colegios de religiosas donde se da además la catequesis por algunos seglares catequistas a los niños de primera comunion, dado que la parroquia tiene sus catequistas , horarios reuniones con los padres y siguiendo además las directrices y normas de la Diócesis. ¿Dónde queda la comunidad parroquial?

El Sínodo dice con respecto a las catequesis en los colegios religiosos lo siguiente:

“Los Colegios canónicos son ámbitos, además de otras funciones, también de enseñanza religiosa escolar. Los que, además, consideren conveniente impartir la catequesis de infancia deberán hacerlo en coordinación con la Diócesis y realizarla en plena conformidad con las normas diocesanas”.
(nº 416)

“Para que un colegio canónico pueda impartir la catequesis de infancia deberá reunir las siguientes condiciones:

a) que exista una comunidad cristiana adulta que celebre y viva su fe en el ámbito de la comunidad educativa.

b) que se cumpla en su integridad el proyecto catequético de infancia.

c) que la catequesis se desarrolle fuera del horario escolar, en pequeños grupos, y abierta a niños del entorno.

d) que los niños tengan ocasión de celebrar la fe en el espacio del centro y el colegio esté vinculado a su parroquia.”

(nº 417)

Sobre la pregunta que nos hace sobre la comunidad parroquial pensamos que el Sínodo cree que el colegio católico también forma parte de esa comunidad parroquial. Para que un colegio religioso pueda impartir catequesis tiene que solicitar las correspondientes autorizaciones parroquiales y diocesanas y además estar permanentemente coordinado con las instituciones de las que depende la catequesis de infancia en la zona: diócesis, arciprestazgo, parroquia.

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Papa Francisco: Abusos a menores – Carta al Pueblo de Dios – 20 de agosto de 2018

CARTA DEL SANTO PADRE FRANCISCO AL PUEBLO DE DIOS - “Con vergüenza y arrepentimiento, como comunidad eclesial, asumimos que no supimos estar donde teníamos que estar, que no actuamos a tiempo reconociendo la magnitud y la gravedad del daño que se estaba causando en tantas vidas. Hemos descuidado y abandonado a los pequeños”. -«Si un miembro sufre, todos sufren con él» (1 Co 12,26). Estas palabras de san Pablo resuenan con fuerza en mi corazón al constatar una vez más el sufrimiento vivido por muchos menores a causa de abusos sexuales, de poder y de conciencia cometidos por un notable número de clérigos y personas consagradas. Un crimen que genera hondas heridas de dolor e impotencia; en primer lugar, en las víctimas, pero también en sus familiares y en toda la comunidad, sean creyentes o no creyentes. Mirando hacia el pasado nunca será suficiente lo que se haga para pedir perdón y buscar reparar el daño causado. Mirando hacia el futuro nunca será poco todo lo que se haga para generar una cultura capaz de evitar que estas situaciones no solo no se repitan, sino que no encuentren espacios para ser encubiertas y perpetuarse. El dolor de las víctimas y sus familias es también nuestro dolor, por eso urge reafirmar una vez más nuestro compromiso para garantizar la protección de los menores y de los adultos en situación de vulnerabilidad.

Centro de preferencias de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies