Catequesis en los colegios.

Catequesis en los colegios

– El Sínodo dice algo de la celebración de las primeras comuniones en algunos colegios de religiosas donde se da además la catequesis por algunos seglares catequistas a los niños de primera comunion, dado que la parroquia tiene sus catequistas , horarios reuniones con los padres y siguiendo además las directrices y normas de la Diócesis. ¿Dónde queda la comunidad parroquial?

El Sínodo dice con respecto a las catequesis en los colegios religiosos lo siguiente:

“Los Colegios canónicos son ámbitos, además de otras funciones, también de enseñanza religiosa escolar. Los que, además, consideren conveniente impartir la catequesis de infancia deberán hacerlo en coordinación con la Diócesis y realizarla en plena conformidad con las normas diocesanas”.
(nº 416)

“Para que un colegio canónico pueda impartir la catequesis de infancia deberá reunir las siguientes condiciones:

a) que exista una comunidad cristiana adulta que celebre y viva su fe en el ámbito de la comunidad educativa.

b) que se cumpla en su integridad el proyecto catequético de infancia.

c) que la catequesis se desarrolle fuera del horario escolar, en pequeños grupos, y abierta a niños del entorno.

d) que los niños tengan ocasión de celebrar la fe en el espacio del centro y el colegio esté vinculado a su parroquia.”

(nº 417)

Sobre la pregunta que nos hace sobre la comunidad parroquial pensamos que el Sínodo cree que el colegio católico también forma parte de esa comunidad parroquial. Para que un colegio religioso pueda impartir catequesis tiene que solicitar las correspondientes autorizaciones parroquiales y diocesanas y además estar permanentemente coordinado con las instituciones de las que depende la catequesis de infancia en la zona: diócesis, arciprestazgo, parroquia.

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Los católicos y el trabajo

¿Qué opinamos los católicos sobre el trabajo? - Los derechos de los trabajadores, como todos los demás derechos, se basan en la naturaleza de la persona humana y en su dignidad trascendente. El Magisterio social de la Iglesia ha considerado oportuno enunciar algunos de ellos, indicando la conveniencia de su reconocimiento en los ordenamientos jurídicos: el derecho a una justa remuneración; el derecho al descanso; el derecho « a ambientes de trabajo y a procesos productivos que no comporten perjuicio a la salud física de los trabajadores y no dañen su integridad moral »; el derecho a que sea salvaguardada la propia personalidad en el lugar de trabajo, sin que sean « conculcados de ningún modo en la propia conciencia o en la propia dignidad...

Centro de preferencias de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies