Inicio / Preguntas - Respuestas / Sacramentos / Catequesis para los sacramentos / Catequesis ¿Qué tengo que hacer para apuntar a catequesis?

Catequesis ¿Qué tengo que hacer para apuntar a catequesis?

 

– ¿Qué tengo que hacer para apuntar a mi hijo en la catequesis de la parroquia? ¿Hay catequesis para jóvenes, adultos…?

La catequesis es un elemento fundamental en la formación cristiana.

La catequesis sirve para conocer los elementos más importantes de nuestra fe; para aprender a conocer más en profundidad lo que creemos los católicos y por qué lo creemos. También es el espacio de iniciación a vivir la fe en comunidad.
En cada parroquia se organizan anualmente cursos de catequesis a distintos niveles:

– Para niños:
Cada parroquia tiene tres o cuatro cursos de catequesis de infancia que abarca de los 6 ó 7 años hasta aproximadamente los 10 años.
La edad para apuntar a su hijo/a en catequesis depende de su parroquia concreta. Hay parroquias que comienzan el proceso catequético el año en el que el niño o la niña cumplen 6 años. Otras, en cambio, empiezan la catequesis el año en el que el niño cumple los 7 años de edad. Cada parroquia establece sus cursos concretos.

Los cursos se dividen en:
– Primero de catequesis: empieza el curso donde el niño cumple 6 años de edad.
– Segundo de catequesis: el curso donde el niño cumple 7 años de edad.
– Tercero de catequesis: para los niños que hayan realizado los cursos anteriores.
– Cuarto de catequesis: para los niños que hayan realizado los cursos anteriores. En cuarto de catequesis es donde los niños reciben el sacramento de la Eucaristía (primera comunión).

¿Cuándo hay que apuntar a los niños en catequesis?
– Cada parroquia establece libremente el tiempo de matrícula a la catequesis. Hay parroquias que apuntan a los niños en el mes de mayo, otras empiezan a apuntarlos en el mes de septiembre. Le recomendamos que se ponga en contacto directo con su parroquia y se informe al respecto. Puede ver todas las parroquias de nuestra diócesis en: Parroquias o, si sabe el nombre de su parroquia, busque las señas de la misma en el buscador que tiene en el menú de la izquierda.

Cada parroquia establece las normas que considere más adecuadas para el desarrollo de los programas de catequesis que propone la diócesis. También es cada parroquia la que determina la fecha en la que empieza y acaba la catequesis parroquial.

– Niños de continuidad:
Una vez que termina la primera comunión muchas parroquias ofrecen a los niños catequesis para seguir profundizando en el conocimiento y vivencia de la fe. Esta etapa abarca aproximadamente entre los 10 y 12 años de edad.

Las normas concretas las establece cada parroquia.

– Grupos de preadolescentes:
Es la etapa siguiente en la catequesis. A partir de los 12 años hasta los 14-15 años aproximadamente.

Grupo de jóvenes:
De 15 años en adelante hasta los 19-20 años aproximadamente. En esta etapa es cuando se recibe el sacramento de la confirmación.

– Grupos de adultos:
Catequesis para personas adultas que intentan profundizar y conocer mejor su fe. Estos grupos existen en numerosas parroquias y son un espacio privilegiado de formación humana y cristiana.

– Grupos de la tercera edad:
Personas de la tercera edad que siguen profundizando en el conocimiento y la vivencia de su vida cristiana. Pregunte en su parroquia si existen grupos de tercera edad.

– ¿Qué puedo hacer si en mi parroquia no existe alguno de estos grupos en los que estoy interesado en participar?
Puede buscar otra parroquia que tenga el curso que le interese. Hable con el párroco para saber si le admite y solicite a su párroco autorización para hacer la catequesis en la otra parroquia.

Si desea más información en concreto sobre la catequesis de su parroquia póngase en contacto directo con la misma: Parroquias de la Diócesis de Canarias

o escríbanos si tiene alguna duda sobre este tema a:info@diocesisdecanarias.org

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Papa Francisco: Abusos a menores – Carta al Pueblo de Dios – 20 de agosto de 2018

CARTA DEL SANTO PADRE FRANCISCO AL PUEBLO DE DIOS - “Con vergüenza y arrepentimiento, como comunidad eclesial, asumimos que no supimos estar donde teníamos que estar, que no actuamos a tiempo reconociendo la magnitud y la gravedad del daño que se estaba causando en tantas vidas. Hemos descuidado y abandonado a los pequeños”. -«Si un miembro sufre, todos sufren con él» (1 Co 12,26). Estas palabras de san Pablo resuenan con fuerza en mi corazón al constatar una vez más el sufrimiento vivido por muchos menores a causa de abusos sexuales, de poder y de conciencia cometidos por un notable número de clérigos y personas consagradas. Un crimen que genera hondas heridas de dolor e impotencia; en primer lugar, en las víctimas, pero también en sus familiares y en toda la comunidad, sean creyentes o no creyentes. Mirando hacia el pasado nunca será suficiente lo que se haga para pedir perdón y buscar reparar el daño causado. Mirando hacia el futuro nunca será poco todo lo que se haga para generar una cultura capaz de evitar que estas situaciones no solo no se repitan, sino que no encuentren espacios para ser encubiertas y perpetuarse. El dolor de las víctimas y sus familias es también nuestro dolor, por eso urge reafirmar una vez más nuestro compromiso para garantizar la protección de los menores y de los adultos en situación de vulnerabilidad.

Centro de preferencias de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies