Catequesis a distancia, on line, por correo…

 

– ¿Se puede hacer la catequesis de mis hijos a distancia, sin ir a la parroquia?

– Esa modalidad no se contempla en la formación de los niños en la catequesis católica.
La catequesis en las parroquias ha de ser siempre presencial ya que en esas reuniones se destacan no solo los contenidos pastorales que se ofrecen sino también otros valores en línea de la socialización de fe:
– El reunirse con otros niños para compartir la fe.
– El rezar juntos.
– El intercambiar experiencias vivenciales.
– La interactividad de las actividades que realizan.
– La integración a la comunidad parroquial.

etc.

En el caso de niños con dificultades especiales de salud, movilidad, discapacidad, etc. los padres se pondrán en contacto con el párroco de su parroquia en horario de despacho parroquial y en los plazos fijados para apuntar a los niños en la catequesis parroquial. El párroco en cada caso concreto determinará lo que hay que hacer. Normalmente se aplicarán las mismas condiciones que el niño tiene con el colegio y su vida escolar, siempre y cuando sea posible su adaptación a la catequesis parroquial.

TIEMPO DE PANDEMIA 2020:

Motivado por el Covid-19 numerosas parroquias han organizado las catequesis semipresenciales a través de internet y de otros medios. Estas catequesis semipresenciales tienen reuniones y misas con los niños de manera presencial en la parroquia.

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Para que los sacramentos sean creíbles

Se está produciendo, en efecto, un “proceso de des-institucionalización de la religión basado en un poder creer sin pertenecer”; unido a “la emergencia de nuevas experiencias religiosas” basadas en la emoción y el encantamiento; y apoyado en manifestaciones religiosas que buscan un contacto con lo sagrado cargado de ambigüedad; lo que da lugar a la “coexistencia de diversas formas de vivir lo religioso”. Se trata de una verdadera crisis de fe, que implica una crisis de Iglesia, y que conlleva quizás de modo más radical a una más profunda crisis en la práctica sacramental. Al fin y al cabo, la fe deriva de la persona de Cristo, figura por lo menos admirada y respetada, pero los sacramentos son identificados en su relación con la Iglesia tantas veces y por tantas cosas criticada, cuando no rechazada.