Encuentro Diocesano de Catequistas 2012

 

MONSEÑOR FRANCISCO CASES ANDREU
OBISPO DE CANARIAS

ENCUENTRO DIOCESANO DE CATEQUISTAS 2012
¿TÚ HABLAS CON DIOS?

JUNIO 2012

Sé que muchos de Ustedes han leído e incluso repasado atentamente la Cartilla Pastoral con la que animaba a asumir el Objetivo Pastoral de este Curso: LA PALABRA Y YO. LA PALABRA Y YO. Cuando ya iniciado el curso escribí de nuevo, para las Familias y su Encuentro Diocesano, en realidad volvía sobre el mismo tema. Ambos escritos se resumían en una sola idea: las palabras que llegan a nosotros, escuchadas, leídas, acogidas, pensadas… son la fuente de donde nacen las palabras que usamos, los conceptos y criterios que tenemos, los afectos y las opciones que nos mueven, los comportamientos que nos distinguen. Y ¡qué fácil resulta a veces, tratando algo a una persona, adivinar o deducir qué ha leído, a quién ha escuchado, qué programas de televisión o qué periódicos son más frecuentes en su mundo! El gran interrogante que como cristianos me planteaba y les planteaba era y es: ¿se nota en nuestras palabras, conceptos, criterios, afectos, opciones y comportamientos, que la PALABRA de Dios ha ido dando y da forma a nuestras vidas como personas creyentes, inspira nuestros conceptos, nuestras opciones, nuestros afectos, nuestros comportamientos?

Vea:
– ¿Tú hablas con Dios?

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

personas con discapacidad derechos

«La discapacidad no es algo que se padece o posee» “El día que dejemos de llamar héroes a las Personas con Discapacidad que cumplen sueños, como sociedad habremos entendido todo”

"El día que dejemos de llamar héroes a las Personas con Discapacidad que cumplen sueños, como sociedad habremos entendido todo". La discapacidad no es algo que se padece o posee. No es una enfermedad. No es algo por lo cual debemos sentir lástima, ni mucho menos una tragedia. Las personas con Discapacidad son sujetos de Derechos. No son minusválidas, no están incapacitadas. La discapacidad tampoco es un insulto. La discapacidad es una experiencia de vida, y si bien el camino a veces trae muchos desafíos, se hace mucho más difícil por las barreras que impone la sociedad que por las propias características de esa condición.