Cena de Navidad

La cena de Navidad

 

LA CENA DE NAVIDAD

La cena de Navidad es un espacio festivo en el que se acercan a nuestra mesa los familiares y amigos más íntimos, de ahí que haya que cuidar hasta el extremo los detalles. Recordemos algunas cosas a tener en cuenta en la preparación de este acontecimiento entrañable para todos:

Intenta poner a la vista los regalos (ceniceros, mantel, pequeños cuadros, detalles, etc…) que te han regalado en anteriores ocasiones los comensales.

Cuidar que la comida elegida para esa noche sea del gusto de todos.

Acogerles con mucha alegría en el momento de su llegada.

A la hora de sentarse a la mesa, ten en cuenta que a las madres les gusta sentarse al lado de sus hijos varones; si no los hay, pueden sentarse al lado de su yerno; a los padres, lo contrario.

Sería un bonito gesto que la mesa estuviera adornada para el acontecimiento con motivos navideños y que en cada plato haya un pequeño regalo. Este es un día distinto y lo tenemos que reflejar.

Cuando recientemente o desde la última Navidad ha muerto un ser querido, se notará en el ambiente una cierta tensión de tristeza. Si se ve oportuno, facilitar el diálogo de los sentimientos, pero con alegría, recordando momentos buenos que vivimos juntos.

Elevar juntos a Padre Dios las oraciones por la familia, por la fe, por los más débiles y necesitados de la sociedad.

Que el amor llene esa noche y ese día de Navidad en la seguridad de que Dios habita en los que se aman.

Deja que Dios habite en tu corazón y en el corazón de tus seres queridos, eso es Navidad…

 

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

La familia escuela de fe

Evangelización: La Familia “Escuela de fe” – Condiciones básicas

Hay un sector importante de familias donde lo religioso está quedando como «excluido» del hogar. Los padres se han alejado de la práctica religiosa y viven instalados en la indiferencia. Se bautiza al hijo, se celebra la primera comunión, pero no existe preocupación real por transmitir una fe que no se vive. Está creciendo incluso el número de padres que se oponen a que sus hijos tengan una iniciación cristiana. El hijo sólo respira en su hogar hostilidad a lo religioso, crítica sistemática o burla.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies