Inicio / Preguntas - Respuestas / Santos, ¿copatrono o compatrono?
¿Cómo se dice copatrono o compatrono?

Santos, ¿copatrono o compatrono?

– He visto que cuando se refieren en la web de nuestra diócesis a San Antonio María Claret, hablan de él como COMPATRONO y no de copatrono… ¿Cuál es la palabra correcta que hay que usar?

– Para solucionar esta duda lo más fácil y rápido es acudir al Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia. En la edición 22ª deja bien claro que la palabra “copatrono” no existe en el diccionario. No usamos esta palabra porque antes de octubre de 2014 no existe en el diccionario.

Sí existe la palabra “COMPATRONO” que significa exactamente lo que es San Antonio María Claret en nuestra diócesis:

compatrono, na.
(Del lat. compatrōnus).
1. m. y f. Patrono juntamente con otro u otros.

– En la edición 23ª del Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia, publicada en el mes de octubre de 2014, aparece las palabras “COPATRONO” y también “COMPATRONO”:

copatrono, na
De co- y patrono.
1. m. y f. Patrono, junto con otro u otros, de una iglesia, un pueblo o una congregación.
2. m. y f. Miembro de un patronato.

En esta misma edición aparece también la palabra“COMPATRONO”

compatrono, na
Del lat. compatrōnus.
1. m. y f. Patrono juntamente con otro u otros.

Por tanto, ambas palabras (compatrono, copatrono,) están desde el mes de octubre de 2014 permitidas. Las referencias anteriores a octubre de 2014 siempre recogerán la expresión “compatrono”.

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Libertad Religiosa: Informe de Libertad Religiosa en el Mundo 2018

INFORME DE LIBERTAD RELIGIOSA EN EL MUNDO 2018 - Me pusieron un cuchillo en la garganta y una pistola en la sien. Me llamaron kafir [infiel]. Dijeron que me iban a matar. Me encerraron en una celda de aislamiento y a lo largo de las siguientes semanas, perdí la mitad de mi peso corporal. En una entrevista concedida a principios de 2018 a Ayuda a la Iglesia Necesitada, Antoine, padre de tres niñas, contó lo que le ocurrió cuando los extremistas islamistas le secuestraron en la ciudad de Alepo, al norte de Siria. Los militantes descubrieron que era cristiano por lo que le exigieron que se convirtiera bajo amenazas de muerte. Le encarcelaron, le torturaron y le negaron el alimento. Se levantaba cada mañana temiendo que fuera la última. Ese fue el precio que pagó Antoine a causa de la negación de la libertad religiosa...

Centro de preferencias de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies