Inicio / Preguntas - Respuestas / Iglesia Católica / Santos, ¿copatrono o compatrono?
¿Cómo se dice copatrono o compatrono?

Santos, ¿copatrono o compatrono?

– He visto que cuando se refieren en la web de nuestra diócesis a San Antonio María Claret, hablan de él como COMPATRONO y no de copatrono… ¿Cuál es la palabra correcta que hay que usar?

– Para solucionar esta duda lo más fácil y rápido es acudir al Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia. En la edición 22ª deja bien claro que la palabra “copatrono” no existe en el diccionario. No usamos esta palabra porque antes de octubre de 2014 no existe en el diccionario.

Sí existe la palabra “COMPATRONO” que significa exactamente lo que es San Antonio María Claret en nuestra diócesis:

compatrono, na.
(Del lat. compatrōnus).
1. m. y f. Patrono juntamente con otro u otros.

– En la edición 23ª del Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia, publicada en el mes de octubre de 2014, aparece las palabras “COPATRONO” y también “COMPATRONO”:

copatrono, na
De co- y patrono.
1. m. y f. Patrono, junto con otro u otros, de una iglesia, un pueblo o una congregación.
2. m. y f. Miembro de un patronato.

En esta misma edición aparece también la palabra“COMPATRONO”

compatrono, na
Del lat. compatrōnus.
1. m. y f. Patrono juntamente con otro u otros.

Por tanto, ambas palabras (compatrono, copatrono,) están desde el mes de octubre de 2014 permitidas. Las referencias anteriores a octubre de 2014 siempre recogerán la expresión “compatrono”.

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

La esencia del cristianismo – Romano Guardini

LA ESENCIA DEL CRISTIANISMO por Romano Guardini - En la historia de la vida cristiana hay épocas en las que el creyente es cristiano con naturalidad y evidencia. Ser cristiano es para él lo mismo que ser creyente e incluso que ser religioso. El cristianismo constituye a sus ojos el único mundo religioso posible, de tal suerte que todos los problemas surgen dentro de su ámbito. Considerada en términos generales, ésta fue la situación para la mayoría de los hombres de Occidente durante la Edad Media, y aun siglos más tarde, y ésta es también la situación para el individuo cuando crece en el seno de una atmósfera cristiana unitaria y en ella inmerge totalmente su personalidad. Más tarde, empero, se impone la conciencia de que existen también otras posibilidades religiosas, y el creyente, que hasta entonces no se veía inquietado por ninguna duda, comienza a analizar, compara, juzga y se siente en la necesidad de tomar una decisión. En el curso de este proceso mental se hace urgente el problema de saber qué es aquello peculiar y propio que caracteriza al cristianismo y lo diferencia, a la vez, de otras posibilidades religiosas.

Centro de preferencias de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies