Confesar a un enfermo o persona discapacitada

 

– Mi padre se encuentra enfermo en cama y no puede desplazarse hasta la Iglesia, ¿cómo puede confesar?

– Mi madre está hospitalizada y le gustaría confesarse…

– Tengo una hermana discapacitada que está permanentemente en cama, pero le gustaría recibir el sacramento de la penitencia…

Para las personas enfermas o discapacitadas que no pueden desplazarse hasta la iglesia los pasos a seguir son muy sencillos:

– En los hospitales, al menos en los grandes hospitales, existen capellanes (sacerdotes) que atienden espiritualmente a los enfermos. Las personas hospitalizadas pueden recibir los sacramentos en el mismo hospital llamando al capellán a través de la mesa de control de cada piso.

En el caso de que el hospital no tuviese asignado un capellán siempre puede llamar a su parroquia con tiempo suficiente y explicarles la situación.

– Para los enfermos y personas discapacitadas que se encuentran en sus casas y que no pueden acudir a la iglesia, simplemente avise con tiempo a la parroquia de la situación y del deseo que tiene el enfermo de recibir los sacramentos y el párroco se desplazará lo antes posible.

Es el mismo proceso a seguir como en el caso que el enfermo o la persona discapacitada desee recibir la comunión, la unción de los enfermos (los santos óleos), etc.

 

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

enfermos parroquia

Los enfermos en las parroquias, una prioridad

En general, los enfermos no ocupan hoy en la parroquia el lugar que les corresponde, el que tuvieron en la vida de Jesús, en las primeras comunidades y en otras etapas de la vida de la Iglesia. En muchos casos, la atención a los enfermos se reduce a la administración de sacramentos, olvidando la misión de curar que tiene la comunidad. Con frecuencia, los enfermos son sólo destinatarios de cuidados diversos, pero no se les integra como miembros activos de la propia comunidad. Además, el hombre de hoy, también el creyente, no suele estar preparado para afrontar la enfermedad, el dolor y la muerte en su vida y en la de los suyos. Las comunidades cristianas han de asumir su compromiso evangelizador en el mundo de la salud, han de ser comunidades que curan. ¿Qué podemos hacer nosotros?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies