Confesar a un enfermo o persona discapacitada

 

– Mi padre se encuentra enfermo en cama y no puede desplazarse hasta la Iglesia, ¿cómo puede confesar?

– Mi madre está hospitalizada y le gustaría confesarse…

– Tengo una hermana discapacitada que está permanentemente en cama, pero le gustaría recibir el sacramento de la penitencia…

Para las personas enfermas o discapacitadas que no pueden desplazarse hasta la iglesia los pasos a seguir son muy sencillos:

– En los hospitales, al menos en los grandes hospitales, existen capellanes (sacerdotes) que atienden espiritualmente a los enfermos. Las personas hospitalizadas pueden recibir los sacramentos en el mismo hospital llamando al capellán a través de la mesa de control de cada piso.

En el caso de que el hospital no tuviese asignado un capellán siempre puede llamar a su parroquia con tiempo suficiente y explicarles la situación.

– Para los enfermos y personas discapacitadas que se encuentran en sus casas y que no pueden acudir a la iglesia, simplemente avise con tiempo a la parroquia de la situación y del deseo que tiene el enfermo de recibir los sacramentos y el párroco se desplazará lo antes posible.

Es el mismo proceso a seguir como en el caso que el enfermo o la persona discapacitada desee recibir la comunión, la unción de los enfermos (los santos óleos), etc.

 

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Testamento vital

Testamento vital

Si me llega el momento en que no pueda expresar mi voluntad acerca de los tratamientos médicos que se me vayan a aplicar, deseo y pido que esta declaración sea considerada como expresión formal de mi voluntad, asumida de forma consciente, responsable y libre, y que sea respetada como si se tratara de un testamento...