Sacerdotes

Elecciones al Consejo Presbiteral antes del 15 de enero de 2021

 

Elecciones al Consejo Presbiteral

El Consejo Presbiteral, órgano colegial consultivo, uno de los principales ámbitos de ejercicio y promoción de la comunión y la sinodalidad en la Iglesia particular, es definido en el Código de Derecho Canónico como «grupo de sacerdotes que sea como el senado del Obispo, en representación del presbiterio, cuya misión es ayudar al Obispo en el gobierno de la diócesis» (canon 495, §1), cesa con cuando la Sede queda vacante (can. 501, §2), como sucedió en nuestra Diócesis de Canarias el pasado lunes 6 de julio de 2020.

Por esta razón, el Obispo de la Diócesis, José Mazuelos Pérez, ha decidido constituir el Consejo Presbiteral decretando que se proceda a la elección, antes del 15 de enero de 2021, de los denominados «miembros de libre elección», que según el art. 15 de los Estatutos del Consejo Presbiteral son:

«1.- Uno por cada arciprestazgo de la Diócesis, elegido por los presbíteros de cada uno de ellos. Se incluyen aquí los sacerdotes adscritos y los de Institutos Religiosos y Sociedades de Vida Apostólica que tienen ministerio parroquial.

2.- Dos por el grupo de sacerdotes que, con cargo pastoral, por su oficio o situación, no están adscritos a un arciprestazgo concreto. Se incluyen los sacerdotes de otras jurisdicciones (Castrense y Opus Dei).

3.- Dos por los sacerdotes de Institutos Religiosos y Sociedades de Vida Apostólica sin adscripción a un arciprestazgo.

4.- Uno de los sacerdotes jubilados canónicamente».

Los interesados recibirán en breve más información sobre cómo proceder en cada caso.

(2 de diciembre de 2020)

 

¿QUÉ ES EL CONSEJO PRESBITERAL?

Consejo Presbiteral

Derecho Canónico

De novedosa y obligada constitución, según manda el Código de Derecho canónico, el Consejo Presbiteral (CPR) se prevé como un grupo de sacerdotes que es como el senado del obispo, en representación del presbiterio, cuya misión es ayudar al obispo en el gobierno de la diócesis conforme a la norma de Derecho (c. 495, 1). Si se observa, aunque no incluido de modo expreso en la definición de Curia Diocesana dada por el propio legislador, se acerca indudablemente a ella (c. 469).

Es una asamblea representativa de todo el presbiterio diocesano al completo, mediante la que se pretende que el obispo diocesano conozca la opinión de los clérigos sobre un asunto determinado, bien por su propia iniciativa, bien a instancia del grupo previa aprobación del prelado (c. 500, 1), bien cuando así lo determine el Derecho (c. 495, 1).

El CPR emite únicamente voto consultivo (c. 500, 2) en los supuestos más arriba enunciados; sin embargo, resulta también necesario su consentimiento, sin el que no puede proceder el diocesano, en aquellos casos expresamente establecidos por el Derecho y siempre el obispo debe oírlo cuando se trate de asuntos de mayor importancia, recaigan sobre la materia que fuere (c. 500, 2).

Muy unido al Consejo Presbiteral, está el Colegio de Consultores.

Colegio de Consultores: de entre los miembros del Consejo Presbiteral, el Obispo elige un mínimo de seis personas para formar el Colegio de Consultores.

Características y funciones:

-el administrador necesita su consenso para (después de un año de ausencia de obispo en la diócesis) proceder a la incardinación y excardinación (c. 272).

-En temas especiales de nombramiento de obispo diocesano o coadjutor (c. 377, 3) tiene que recibir la carta apostólica en la posesión del nuevo obispo (c. 382).

-En caso de sede impedida elegir un sacerdote para regir la diócesis (c. 413).

-En caso de sede vacante elegir un administrador diocesano (c. 421), y si renuncia, elegir otro (c. 421).

-Informar a la Santa Sede del fallecimiento del obispo (c. 422).

-El administrador diocesano (no el obispo) necesita su consentimiento para remover al canciller o notario de la curia (c. 485).

-Debe ser escuchado para el nombramiento de obispo o su remoción (c. 485, 2).

-Recibe la profesión de fe del administrador diocesano (c. 833, 4).

– El administrador diocesano debe tener su consentimiento para poderse ordenar sacerdotes seculares (c. 1018, 1).

-Debe ser escuchado por el obispo para la administración canónica de una cierta suma de dinero (c. 1277) y para la alienación de bienes (c. 1292).

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Sacerdote

Nombramientos para el próximo curso pastoral 2020 – 2021

MUCHAS GRACIAS… Desde estas líneas queremos agradecer de corazón la entrega generosa de tantos y tantos sacerdotes que en un trabajo pastoral duro y lleno de dificultades, son capaces de vivir su vocación con la frescura y la ilusión del primer día. Gracias a los que dicen sí. Gracias a los que se entregan sin contrapartidas. Gracias a los que saben que sus débiles fuerzas cuentan con la fuerza del Señor como cimiento de la fe. Gracias a los que en un mundo atormentado pueden poner la paz del Espíritu y así ayudar a muchos.