Carta pastoral del inicio de curso 2008 – 2009: Un nuevo curso pastoral. Una nueva gracia del Señor

 

Carta pastoral del inicio de curso 2008 – 2009:

UN NUEVO CURSO PASTORAL, UNA NUEVA GRACIA DEL SEÑOR

INTRODUCCIÓN A LAS CATEQUESIS PARA EL CURSO PASTORAL
2008-2009

Con alegría les invito a iniciar el curso pastoral, acogiéndolo como una nueva gracia del Señor, que nos ayudará a
cada uno de nosotros y a cada una de nuestras comunidades para ser mejores creyentes, más fieles a la tarea a la que nos llama el Señor, esa tarea que no hemos propuesto considerar expresamente como objetivo pastoral: LA TRANSMISIÓN DE LA FE. Como recordó proféticamente Pablo VI, “Evangelizar constituye, en efecto, la dicha y vocación propia de la Iglesia, su identidad más profunda. Ella existe para evangelizar, es decir, para predicar y enseñar, ser canal del don de la gracia, reconciliar a los pecadores con Dios, perpetuar el sacrificio de Cristo en la santa Misa, memorial de su muerte y resurrección gloriosa” (EN 14). No sólo nos recuerda este texto que la evangelización es la identidad más profunda de la Iglesia, sino que nos desmenuza, por así decir, algo de lo que constituye la esencia misma de esa realidad que es la evangelización. Desde que abordamos el año pasado este objetivo de una manera expresa –un objetivo que obviamente ha estado presente en la acción pastoral de nuestra Diócesis desde siempre-, nos propusimos acentuar cada año un
aspecto. Empezaríamos por aclararnos sobre qué entendemos por ser creyente y por transmitir proponer la fe. Revisaríamos a las personas que nos proponemos realizar esta tarea y a las que consideramos como destinatarios.

Descargue la carta pastoral:

– UN NUEVO CURSO PASTORAL. UNA NUEVA GRACIA

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Estamos contigo… La palabra de nuestro obispo

LA SAMARITANA - (De la Carta Pastoral de nuestro Obispo en Octubre de 2013) - Nos dejamos iluminar por una página del Evangelio: el encuentro de Jesús con la mujer samaritana (cf. Jn 4, 5-42). No hay hombre o mujer que en su vida, como la mujer de Samaría, no se encuentre junto a un pozo con una vasija vacía, con la esperanza de saciar el deseo más profundo del corazón, aquel que sólo puede dar significado pleno a la existencia... Como Jesús, en el pozo de Sicar, también la Iglesia siente el deber de sentarse junto a los hombres y mujeres de nuestro tiempo, para hacer presente al Señor en sus vidas, de modo que puedan encontrarlo, porque sólo Él es el agua que da la vida verdadera y eterna.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies