¿Por qué decimos “¡Jesús!” cuando estornudamos

 

¿POR QUÉ DECIMOS “¡JESÚS!” CUANDO ESTORNUDAMOS?

Se dice que durante la epidemia de peste que hubo en Roma en al año 591, bajo el pontificado de Gregorio I, los afectados morían estornudando, y que de tal circunstancia procede el “¡Dios te bendiga!”, que más tarde se simplificaría diciendo “¡Salud!”, “¡Jesús!” o expresiones semejantes. 

Avicena, médico y filósofo persa (980-1037), al describir la sintomatología de una epidemia de viruela, decía que un estornudo continuado anuncia por lo general el principio de la enfermedad y, por lo tanto, cuando se oye estornudar a alguien se pide a Dios que aparte el peligro. Para el erudito guipuzcoano Justo Gárate, la salutación tras el estornudo comenzó a utilizarse en África, en el siglo VI, con motivo de la aparición de una epidemia, y fueron los árabes los que propagaron por el mundo la costumbre de invocar a la divinidad. 

 

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Boda católica

Archidiócesis de Sevilla: La Vicaria General advierte de los “actos inapropiados en la celebración litúrgica del matrimonio”

Advierte que resulta habitual que “durante la celebración litúrgica, o después, uno de los contrayentes sorprenda al otro, y a los propios invitados, con una canción profana”. Cita también las intervenciones de familiares y amigos en el ambón, “recitando poesías o discursos llenos de tópicos improcedentes, multiplicándose los aplausos y convirtiendo la celebración sacramental en un espectáculo de escaso gusto”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies