¿Por qué decimos “¡Jesús!” cuando estornudamos

 

¿POR QUÉ DECIMOS “¡JESÚS!” CUANDO ESTORNUDAMOS?

Se dice que durante la epidemia de peste que hubo en Roma en al año 591, bajo el pontificado de Gregorio I, los afectados morían estornudando, y que de tal circunstancia procede el “¡Dios te bendiga!”, que más tarde se simplificaría diciendo “¡Salud!”, “¡Jesús!” o expresiones semejantes. 

Avicena, médico y filósofo persa (980-1037), al describir la sintomatología de una epidemia de viruela, decía que un estornudo continuado anuncia por lo general el principio de la enfermedad y, por lo tanto, cuando se oye estornudar a alguien se pide a Dios que aparte el peligro. Para el erudito guipuzcoano Justo Gárate, la salutación tras el estornudo comenzó a utilizarse en África, en el siglo VI, con motivo de la aparición de una epidemia, y fueron los árabes los que propagaron por el mundo la costumbre de invocar a la divinidad. 

 

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

antonio vicente venerable

Antonio Vicente González Suárez, declarado venerable en la Iglesia católica – 21 de diciembre de 2020

Antonio Vicente González se convertirá en el tercer grancanario en subir a los altares: en 2013 fue declarada beata la Hija de la Caridad sor Lorenza Díaz Bolaños, natural de Santa María de Guía, y se está a la espera de que se formalice la beatificación -ya aprobada por el papa- del fraile dominico Tomás Morales, natural de Carrizal de Ingenio.  En la Iglesia católica, un cristiano es declarado "venerable" cuando se demuestra, durante su proceso de beatificación, que ha tenido una vida conforme al evangelio y el papa por tanto declara sus "virtudes heroicas". Este es el paso previo a que este sea reconocido como beato, si existe un milagro comprobado. En el caso de la beatificación de mártires, no es necesario atestiguar tales virtudes heroicas, pues ya es suficiente heroicidad el mismo martirio. Así, un mártir no es declarado Venerable, sino, en tal caso, directamente beato. Entrevista al Rvdo. D. Juan Artíles Sánchez sobre Antonio Vicente.