Inicio / Preguntas - Respuestas / Sacramentos / Penitencia (la confesión) / Penitencia: Examen de conciencia con los Diez Mandamientos

Penitencia: Examen de conciencia con los Diez Mandamientos

 

EXAMEN DE CONCIENCIA

Para ayudarte en tu confesión cuaresmal te proponemos este examen de conciencia basado en los 10 Mandamientos y en el Mandamiento Nuevo de Jesús.

1. Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas.
2. “No tomarás en falso el Nombre del Señor tu Dios” (Ex 20, 7)
3. Santificarás las fiestas.
4. Honrarás a tu padre y a tu madre.
5. No matarás.
6. No permitirás actos y deseos impuros.
7. No robarás.
8. No levantarás falso testimonio ni mentirás.
9. No consentirás pensamientos ni deseos impuros.
10. No desearás los bienes ajenos.
11. El Mandamiento Nuevo.

1º.- Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas.
“Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas: He aquí el primero y más grande mandamiento” (Mt 22, 37 )

“Sin fe es imposible agradar a Dios” (Hebr. 11, 16)

* ¿He intentado que Dios esté siempre presente en mi vida y en las cosas que hago?
* ¿He dado muestras públicas de fe o mas bien he tenido vergüenza de decir que soy cristiano y que creo en Dios?
* ¿He puesto en peligro la fe de otros con mis comentarios y críticas?
* ¿He realizado mi vida sobre la fe, o, por el contrario, he creído más en horóscopos, brujerías o en cualquier otro tipo de superstición?
* ¿Me he rebelado contra lo permitido o mandado por Dios?
* ¿Vivo y siento realmente la oración que nos enseñó Jesús: el Padrenuestro?
* ¿Pienso al menos una vez al día en Dios?
* ¿He recibido los sacramentos con la debida preparación?
* ¿Intentas rezar todos los días con verdadera devoción?

2.- “No tomarás en falso el Nombre del Señor tu Dios” (Ex 20, 7)
“Santificado sea tu nombre” (Mt 6,10)

* ¿Has blasfemado?
* ¿Has jurado en falso, cometiendo así perjurio?
* ¿Te has servido del nombre de Dios jurando sin necesidad?
* ¿Cuando te enfadas usas mal el nombre de Dios?

3.- Santificarás las fiestas.
“A todos los que observen mi santo día y no lo profanen y guarden mi alianza, los llevaré a mi santo monte” (Is 56,6-7)

* ¿Has santificado los domingos y días festivos para honrar a Dios y santificar mi vida, o por el contrario, he dejado de ir a misa por mi culpa?
* ¿He participado en las celebraciones de mi comunidad?
* ¿He intentado animar a que otros vayan?

4º.- Honrarás a tu padre y a tu madre.
“Yo les doy un mandamiento nuevo: Aménse unos a otros; como Yo les he amado, aménse ustedes mutuamente. En esto les reconocerán como discípulos míos: en el amor que mutuamente se tienen” (Jn 13, 34-35)

“Honra a tu padre y a tu madre, para que se prolonguen tus días sobre la tierra que el Señor, tu Dios, te va a dar” (Ex 20, 12)

“Si uno no mira por los suyos y especialmente por los de su casa, ha renegado de la fe y es peor que un infiel” (1 Tim 5,8)

* ¿Has intentado buscar en tu vida tu salvación y la de los demás, o por el contrario, has expuesto y te has expuesto en peligros contra la fe?
* ¿Has estado disponible para trabajar en tu comunidad de una manera desinteresada para el servicio de los demás?
* ¿Has intentado apartar a los demás del mal o tú mismo has provocado al mal?
* ¿Has sido envidioso, celoso, maligno, intratable, dominante?
* ¿Has despreciado, insultado o maltratado a alguien?
* ¿Te has burlado de los demás o les has tratado injustamente?
* ¿Has odiado, has sido vengativo, has provocado enemistades?
* ¿Educas bien a tus hijos, les has dado ejemplo con tu vida de cristiano?
* ¿Te has preocupado de la educación religiosa de tus hijos: catequesis, clases de religión, etc.?
* ¿Has enseñado a tus hijos a mentir, a blasfemar, etc.?
* ¿Has intentado enseñar a tus hijos que vivan como personas dignas?
* ¿Te has preocupado en la formación humana, intelectual y espiritual de tus hijos?
* ¿Has deseado el mal para tus padres?
* ¿Ayudas a tus padres en sus tareas y trabajos?
* ¿Has intentado no dar disgustos a tus padres?
* ¿Has rezado por tus padres y por tus hijos para que el Señor les ayude?
* ¿Has sido justo con los demás?

5º.- No matarás.
“No matarás” (Ex 20, 13)

“El cuerpo es para el Señor y el Señor para el cuerpo; Dios ha resucitado al Señor, así también nos resucitará a nosotros con su poder” (1 Cor 6, 13-14)

* ¿Has tenido suficiente cuidado con tu salud?
* ¿Te has deseado la muerte?
* ¿Acostumbras a beber y a drogarte?
* ¿Te has preocupado de la salud y la vida de las demás personas o has puesto en peligro la vida de otros?
* ¿He contagiado enfermedades a otros?
* ¿Has aconsejado o practicado el aborto en ti o para otras personas?
* ¿Te has opuesto con todas tus energías a la práctica del aborto en algún caso que hayas conocido?
* ¿Has quitado la vida a alguno o has deseado hacerlo?
* ¿He atormentado a los animales, o, por el contrario, he tenido mayor compasión para con los animales que para con las personas?
* ¿Has recomendado la eutanasia activa a familiares de personas enfermas?
* ¿En tu trabajo y familia siembras la paz o la guerra?

6.- No permitirás actos y deseos impuros.
“Huyan de la fornicación. Su cuerpo es templo donde habita el Espíritu Santo. Por tanto, glorifiquen a Dios con su cuerpo” (1 Cor 6, 18-20)

“No cometerás adulterio” (Ex 20,14)

* ¿Has cedido a impurezas de pensamiento, deseos o palabras?
* ¿Has provocado o consentido placeres impuros (imaginaciones, miradas lascivas, caricias ilícitas, lecturas malas, películas pornográficas, bailes eróticos, etc )?
* ¿ He cometido conmigo mismo o con otros acciones deshonestas?
* ¿He comenzado amistades pecaminosas?
* ¿Has sido cariñoso y dado muestras de afecto a tu marido o mujer?
* ¿Has respetado en tu matrimonio a tu marido o mujer?
* ¿Has ayudado a tu marido o mujer en las dificultades o por el contrario, le has inducido a la separación o al divorcio?
* ¿Has sido fiel en tu matrimonio?
* ¿Has tenido cuidado de que los niños de tu casa no vean malos ejemplos ni en ustedes ni en la televisión?

7º.- No robarás.
“No robarás” (Mt 19,18)

* ¿Cumples honradamente con tu trabajo?
* ¿Gastas inútilmente el dinero sin acordarte de los más pobres?
* ¿Eres avaro?
* ¿Has contraído deudas con ligereza sin pensar en tu familia y en los que de ti dependen?
* ¿Has intentado robar o estafar?
* ¿Te has aprovechado de las situaciones necesitadas de tus semejantes?
* ¿He reparado los daños que he causado a otros?
* ¿Has pagado el salario justo a los que tienes o has tenido como empleados?
* ¿Has devuelto lo que te han prestado?
* ¿Compartes tu dinero y tus cosas con los que son más débiles y más necesitados que tú?

8.- No levantarás falso testimonio ni mentirás.
“¡Dejen, pues, toda mentira! Que cada uno hable verdad con su prójimo. Somos en efecto, miembros unos de otros” (Ef 4, 25)

“No darás testimonio falso contra tu prójimo.” (Ex. 20, 16)

* ¿Has buscado siempre, seria y sinceramente, hacer la verdad en pensamientos, palabras y obras?
* ¿He perjudicado a otros con mis mentiras?
* ¿He faltado a mi palabra?
* ¿He hecho promesas con intención de no cumplirlas?
* ¿He publicado las faltas de algunos sin necesidad (difamación) desacreditándolos?
* ¿He descubierto secretos particulares y los he dicho para que todo el mundo se entere?
* ¿He difamado a personas que tienen una función pública (padres, sacerdotes, políticos…)?

9.- No consentirás pensamientos ni deseos impuros.
“No codiciarás la casa de tu prójimo, ni codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni nada que sea de tu prójimo ” (Ex 20,17)

“El que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón.” (Mt 5, 28)

* ¿Intentas esforzarte en no ceder a las tentaciones o caes con mucha facilidad?
* ¿Ves a los demás como un regalo de Dios para tu salvación o como instrumentos de provecho en beneficio propio?
* ¿Eres capaz de mantener seriamente tu fidelidad y compromisos adquiridos o te pones en situaciones de peligro para llevar adelante esos compromisos?

10.- No desearás los bienes ajenos.
“No desearás… su casa, su campo, su siervo o su sierva, su buey o su asno: nada que sea de tu prójimo.” (Dt 5,21)

* ¿Intentas trabajar honradamente por conseguir las cosas o buscas la manera de conseguirlas sin esfuerzos?
* ¿Envidias a los que tienen más que tú a pesar de que lo han ganado honradamente, mientras tú estabas divirtiéndote sin pensar en el futuro?
* ¿Intentas desacreditar lo que de buenos tienen otros por tú no querer superarte y luchar para conseguir tus cosas?

11.- El Mandamiento Nuevo:
“Les doy este mandamiento nuevo: Que se amen unos a los otros. Así como yo les amo, así deben también amarse los unos a los otros. Si se aman los unos a los otros, todo el mundo conocerá que son mis discípulos. (Jn 13, 34-35)

* ¿Amas a las demás personas no por filantropía o por que te den pena… Los amas con el amor de Dios?
* ¿Te sientes hermano/a de las demás personas y aceptas a Dios como un Padre bueno?
* ¿Vives el amor como un distintivo de tu vida cristiana?
* ¿Qué haces para expresar el amor a Dios y a los demás en tu vida diaria?
* ¿Sabes acoger a los demás con amor tal y como Jesús nos manda?

 

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Papa Francisco: Abusos a menores – Carta al Pueblo de Dios – 20 de agosto de 2018

CARTA DEL SANTO PADRE FRANCISCO AL PUEBLO DE DIOS - “Con vergüenza y arrepentimiento, como comunidad eclesial, asumimos que no supimos estar donde teníamos que estar, que no actuamos a tiempo reconociendo la magnitud y la gravedad del daño que se estaba causando en tantas vidas. Hemos descuidado y abandonado a los pequeños”. -«Si un miembro sufre, todos sufren con él» (1 Co 12,26). Estas palabras de san Pablo resuenan con fuerza en mi corazón al constatar una vez más el sufrimiento vivido por muchos menores a causa de abusos sexuales, de poder y de conciencia cometidos por un notable número de clérigos y personas consagradas. Un crimen que genera hondas heridas de dolor e impotencia; en primer lugar, en las víctimas, pero también en sus familiares y en toda la comunidad, sean creyentes o no creyentes. Mirando hacia el pasado nunca será suficiente lo que se haga para pedir perdón y buscar reparar el daño causado. Mirando hacia el futuro nunca será poco todo lo que se haga para generar una cultura capaz de evitar que estas situaciones no solo no se repitan, sino que no encuentren espacios para ser encubiertas y perpetuarse. El dolor de las víctimas y sus familias es también nuestro dolor, por eso urge reafirmar una vez más nuestro compromiso para garantizar la protección de los menores y de los adultos en situación de vulnerabilidad.

Centro de preferencias de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies