Inicio / Formación / Formación espiritual / Doctrina Social de la Iglesia: Textos del Magisterio
doctrina social de la Iglesia
La doctrina social de la Iglesia puede producir hoy el mismo efecto en nuestro contexto actual que Pablo VI, en su testamento, calificó de "dramático y triste, y sin embargo magnífico".

Doctrina Social de la Iglesia: Textos del Magisterio

DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA: COLECCIÓN DE TEXTOS DEL MAGISTERIO

La doctrina social de la Iglesia puede producir hoy el mismo efecto en nuestro contexto actual que Pablo VI, en su testamento, calificó de “dramático y triste, y sin embargo magnífico”. La doctrina social de la admirable serie de papas que va desde León XIII puede convertirse, para el cristiano de nuestro tiempo, en una fuente de orientación y un instrumento genuino de evangelización.

Como toda antología, la publicación de esta selección no pretende ser exhaustiva. Cada uno de los textos ha sido escogido en razón de su importancia, con la esperanza de que el lector se sienta movido a releerlos íntegramente y familiarizarse con la amplitud de la doctrina social de la Iglesia.

Vea:

agendasocial

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Teología de la economía y la justicia como experiencia de Cuaresma

Teología de la economía y la justicia como experiencia de Cuaresma. - Así nos lo transmite y vive la iglesia apostólica (originaria) que Jesús convocó. "Todos los que habían creído vivían unidos; compartían todo cuanto tenían vendían sus bienes y propiedades y repartían después el dinero entre todos según las necesidades de cada uno" (Hch 2, 44-45). "Los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús con gran poder, y aquél era para todos un tiempo de gracia excepcional…Entre ellos ninguno sufría necesidad. Pues los que poseían campos o casas los vendían, traían el dinero y lo depositaban a los pies de los apóstoles, que lo repartían según las necesidades de cada uno" (Hch 4, 33-36). El pecado primero (original) en el Nuevo Testamento y en esta iglesia apostólica, cometido por Ananías y Safira, es el distribuir de forma injusta los bienes y recursos con su apropiación indebida. Lo que lleva a estar esclavizados por los ídolos de la riqueza que dan muerte (Hch 5, 1-11). Y es que esta desigualdad e injusticia en el compartir los bienes, como nos indica San Pablo, es tergiversar la Eucaristía, la Cena del Señor y su salvación con su entrega en la Cruz (1 Cor 11, 17-22).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies