Echen fuera la amargura

 

ECHEN FUERA LA AMARGURA

“Echen fuera de ustedes la amargura, las pasiones, el enojo, los gritos, los insultos y toda clase de maldad. ”
(Efesios 4, 31)

En cada ser humano hay unas cuotas razonables de amargura provocada por muy diversas circunstancias. Podemos decir que es casi connatural a la persona esa falta de dulzura por las cosas de la vida. Lo que nos debe preocupar es que la amargura sea el sentimiento más constante en nuestras horas de cada día.

La amargura debilita y te ata. La dulzura engrandece, y libera, y humaniza…

La amargura siempre es una herida en el alma que va más allá de los malos momentos que nos hayan hecho pasar, o de las maldades que hayamos cometido. La amargura es la victoria del mal en tu vida. Lo que te destroza no es lo que te han hecho, sino lo que ahora sientes. Lo que te quita la alegría de vivir son esos sentimientos mal encauzados que te cierran en ti mismo.

Para la persona amargada no existe el pasado ni el presente ni el futuro, todo está teñido por esa falta de ilusión que tienen los que están muertos en vida…

La tarea de la semana:

1. Detecta qué es lo que te produce la amargura? ¿Desde cuándo te sientes así?
2. Busca ayuda externa para que te pueda explicar la situación que ha motivado la amargura con objetividad.
3. Busca situaciones que te hagan superar la amargura.

Mario Santana Bueno.

2003

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Retiro de Adviento: La alegría de un Dios que se acerca

Vamos a orientar este retiro de Adviento desde la alegría. Hemos vuelto a redescubrirla a partir de la Exhortación del Papa Francisco. El Papa nos ha lanzado una llamada a poner en el centro de nuestra vida de cristianos la alegría. EG 1: “La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de quienes se encuentran con Jesús”. Cuando leí por primera vez esta frase me impactó muchísimo. No dice “debe llenar”, ni “debería”, o “a veces”… Dice “llena”. Una afirmación clara, una constatación, algo que ocurre (como diríamos ahora) “sí o sí”. Si hay encuentro con Jesús, esto llena de alegría.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies