Inicio / Preguntas - Respuestas / Sacramentos para personas enfermas en las casas o en hospital

Sacramentos para personas enfermas en las casas o en hospital

– Mi madre quiere confesarse pero no podemos llevarla a la iglesia porque está encamada, ¿qué podemos hacer?

– Tengo a mi padre enfermo en cama y no puede desplazarse hasta la Iglesia, ¿cómo puede recibir la Sagrada Comunión?

– Mi madre quiere recibir el sacramento de la unción de los enfermos pero tiene que ser en casa ya que no puede viajar, ¿qué debo hacer para que la pueda recibir en su propio domicilio?

Póngase en contacto con la parroquia en horas de despacho parroquial donde reside la persona enferma exponiéndoles la situación.
Los fieles católicos que no pueden acudir a la Iglesia por motivo grave pueden recibir periódicamente la comunión en sus casas, así como cualquier otro sacramento. Cada parroquia tiene organizada la atención a los enfermos de varias maneras:
– el párroco visita personalmente a cada enfermo.
– en la parroquia hay organizado un grupo de pastoral de la salud quienes son los encargados de atender los casos de personas enfermas.
– hay algunas personas convenientemente autorizadas para llevar periódicamente la comunión a los enfermos de la parroquia que no puedan venir a la Iglesia.

Las señas de todas las parroquias las tiene en la sección Parroquias.

Los enfermos que se encuentran en hospitales pueden solicitar los sacramentos al capellán del mismo hospital, para ello en la mesa de información de cada planta pida que localicen al capellán o persona encargada de la pastoral de la salud.

 

IMPORTANTE:

Toda la información que ofrecemos tiene únicamente validez informativa general y en ningún caso es vinculante o aplicable a situaciones concretas donde solo el párroco o el responsable eclesiástico correspondiente tiene la capacidad de resolver.
La Diócesis de Canarias y cualquiera de sus organismos o personas no se responsabilizan de la interpretación, aplicación, daños a terceros de cualquier tipo, daños materiales, ni de ningún otro tipo que se puedan derivar de las respuestas a las cuestiones que tratamos. Son las correspondientes autoridades eclesiásticas quienes tienen que decidir en cada caso qué es lo que conviene y cómo se debe aplicar la actual normativa de la Iglesia. La información que facilitamos es con buena fe y gratuita y tratamos que sea actualizada, aunque no siempre puede ser así. Ante cualquier duda sobre el texto póngase en contacto con su párroco.

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

La persona con discapacidad y su lugar en la Iglesia – Guía para la acogida eclesial

Como realidad singular que es, la persona con discapacidad merece el esfuerzo, cuando menos, de todos los que integramos la Iglesia para ayudarla a ocupar su lugar propio, no solo como mero receptora de la acción pastoral sino también como protagonista de la misma. Y si no se sabe cuál es ese lugar, al menos comprometerse con ella en el proceso de descubrirlo, mediante un adecuado acompañamiento. «Igual que con el resto de feligreses», estarás pensando… ¡Exacto!, igual que con todos. Por este motivo creemos que la pastoral con personas con discapacidad debe configurarse de forma transversal al resto de realidades pastorales: niños, jóvenes, familia, enfermos, social, etc. Este enfoque por ser el ideal no debe ser obviado pero somos conscientes de que debe convivir con el enfoque de una pastoral específica de personas con discapacidad, quienes es innegable que tienen unas necesidades para su integración que deben ser abordadas de forma especial.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies