Inicio / Formación / Formación espiritual / Principios filosóficos del cristianismo

Principios filosóficos del cristianismo

 

PRINCIPIOS FILOSÓFICOS DEL CRISTIANISMO

Por José Antonio Sayés

El cristianismo no es una filosofía. No se presenta como una filosofía más en el mercado del pensamiento. El cristianismo es, ante todo, la intervención histórica de Dios Padre en su Hijo Cristo, por medio del Espíritu Santo, para salvar al hombre de la esclavitud del pecado y de la muerte y elevarlo a la condición de hijo de Dios. Antes que una doctrina, es un hecho salvador que se perpetúa en el seno de la Iglesia.
Sin embargo, por múltiples razones, implica una filosofía, y no sólo la implica, sino que la depura y le abre horizontes insospechados, de tal modo que eso que se llama filosofía cristiana, o mejor, filosofía de inspiración cristiana, debe más al calor y a la luz de la fe que a cualquier otra fuente de inspiración.
Cuando el cristianismo apareció en el teatro de la vida humana, se encontró con una filosofía helénica, ya decaída, a la que purificó y elevó salvándola de una decadencia inevitable. Otro tanto hizo la mente de santo Tomás cuando, desde la fe, descubrió las virtualidades que encerraba la filosofía de Aristóteles y las supo aprovechar purificándolas y elevándolas a un horizonte nuevo.

Vea:
– Principios filosóficos del cristianismo

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

El Pueblo de Dios en la Revelación – Breve síntesis de teología bíblica

La renovada figura de la Iglesia que aparece en el Concilio Vaticano II, no es el producto de estudios exegéticos al menos en lo que se refiere a las categorías "Cuerpo de Cristo" y "Pueblo de Dios" tan ampliamente presentes en el Concilio, sino a la acción del Espíritu Santo que se sintió en la Iglesia como Comunidad Cristiana, se manifestó, sobre todo, a través de sus Pastores y definitivamente se proclamó en su documento fundamental "Lumen Gentium". Solo que esta acción del Espíritu fue discernida en la oración, el estudio y el debate en toda la época del Concilio, pero particularmente al interior del mismo, siempre por medio del criterio normativo de la revelación, especialmente en lo que se refiere a estas dos categorías, "Cuerpo de Cristo" y "Pueblo de Dios".

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
+