Inicio / Historia / Historia Iglesia en Canarias / Iglesia en Canarias: La Virgen de la Peña. La pequeña gran señora de Fuerteventura

Iglesia en Canarias: La Virgen de la Peña. La pequeña gran señora de Fuerteventura

 

LA VIRGEN DE LA PEÑA.
LA PEQUEÑA GRAN SEÑORA DE FUERTEVENTURA

Texto y fotografías de José Guillermo Rodríguez Escudero

La tardía incorporación de Canarias a la historia occidental constituye un proceso lento y difícil que comprende prácticamente todo el siglo XV y que culmina en 1496 con la conquista de Tenerife. Es entonces cuando se inicia la presencia de esculturas en el Archipiélago Canario. Con los conquistadores, ya sean castellanos o normandos, debieron de llegar las primeras imágenes a Canarias. Se trataba de unas “piezas bajomedievales que responden estilísticamente a las pautas imperantes en los talleres a los que estos acudieron”. De esta manera, arribarán a nuestras costas piezas devocionales que arraigarán en la religiosidad de la dispersa geografía insular. Se destaca una pieza de alabastro de autor anónimo, la Virgen de La Peña, traída a Fuerteventura por los conquistadores normandos a principios del siglo XV. Recordemos que fue Jean le Maçon, compañero de avatares de Jean de Bethéncourt, el que levantó en 1402 las primeras construcciones cristianas de la isla. Precisamente su estilo coincide con el de las imágenes marianas francesas de la misma época…

Vea el artículo completo:
– La Virgen de la Peña – Fuerteventura

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Ante la (falsa) polémica por las inmatriculaciones de bienes de la Iglesia

Ante la (falsa) polémica por las inmatriculaciones de bienes de la Iglesia - La Iglesia, básicamente, se limita a registrar sus bienes para protegerse de posibles ataques como haría cualquiera. El registro, por lo demás, no crea la propiedad sino que la refleja. La Iglesia no puede registrar todo lo que le parezca. Para que la Iglesia pueda registrar algo, tiene que tener dominio sobre ello y no puede estar registrado previamente por nadie. Incluso si la Iglesia registra algo que no está registrado por su propietario, el propietario se puede oponer al registro oponiendo su título de propiedad.

Centro de preferencias de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies