Inicio / Horarios y recursos / Navidad: horarios y materiales / HOAC: Adviento-Navidad: Alegres en la esperanza

HOAC: Adviento-Navidad: Alegres en la esperanza

 

HOAC: Adviento-Navidad: Alegres en la esperanza

Esperanza es una palabra frágil. Una palabra que en determinados tiempos, como este de adviento, aparece de nuevo en el horizonte de nuestra vida y nuestra oración, que sustenta nuestros compromisos, que afianza nuestras búsquedas, que alienta nuestros sueños, pero que, también, puede verse envuelta en una nube de engañosas ilusiones, contratiempos, dificultades y decepciones que terminen por ahogarla.

No es fácil sostener la esperanza en estos tiempos, como no lo ha sido nunca a través de la historia. Y, pese a la dificultad, sabemos que no podemos vivir sin Esperanza «en este mundo nuestro, que a menudo se pierde, necesitado de tener respuestas que alienten, que den esperanza, que den nuevo vigor en el camino» (EG 114)1. Nuestro mundo está necesitado hoy de esperanza, porque se ha convertido en un «cementerio de esperanzas»2. Y cuando ya no esperamos nada de la historia nos vemos abocados a esperar resignados que sucedan ininterrumpidamente las irracionalidades de este sistema.

Muchos hombres y mujeres de nuestro tiempo ponen su «esperanza» en horizontes humanos, en sueños propios, en intereses concretos, en metas muy a ras de suelo. Otros alcanzan a situarla en proyectos humanos que nos dicen que son de otras épocas, que son pasado, que son utopías de otros tiempos. Hay también, quienes ponen la esperanza en alguien, en personas concretas, en saberse acompañados y queridos, en la respuesta que esperan de los demás.

Los creyentes en el Dios de Jesucristo somos invitados, continuamente, y más en este tiempo de Adviento, a reafirmar nuestra esperanza en el Dios encarnado en nuestra humanidad, en el Dios que se hace débil, pequeño, acogido, impotente, que busca ser amado porque nos ama sin medida.

Llegar a conocer a Dios, al Dios verdadero, eso es lo que significa recibir esperanza (SS 3)4. Algo que surge del encuentro personal con Cristo en nuestra vida; ese encuentro que hace renacer en nosotros la alegría (EG 1) y que provoca una esperanza que el papa Francisco nos urge a no dejarnos robar (EG 86) porque para nosotros, que vivimos desde siempre con el concepto cristiano de Dios y nos hemos acostumbrado a él, el tener esperanza, que proviene del encuentro real con este Dios, es algo que resulta muchas veces imperceptible.

 

 

Descargar:

Adviento-Navidad

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Liturgia horas

Liturgia de las Horas: Adviento y Navidad

Liturgia de las Horas para los tiempos litúrgicos de Adviento y Navidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
+