hermanos de la resurreccion

Hermanos de la Resurrección – Cementerio de san Lázaro – Las Palmas de Gran Canaria

 

HERMANOS DE LA RESURRECCIÓN

Monasterio de San José

Cementerio de san Lázaro

c/ El Olivo, 40

35018 – Las Palmas de Gran Canaria

Teléfono: 928 424 205

Email: [email protected]

 

Los Hermanos de la Resurrección son un Instituto Religioso Monacal, nacido en Las Palmas de Gran Canaria en 1974. La misión de la comunidad orbita en torno a la Séptima Obra de Misericordia: consiste en ser encargados y vigilantes de los cementerios donde son llamados. Desde estos lugares, llevan el entusiasmo, gozo y alegría de Cristo Resucitado. Su vida está regida por los momentos de oración con María Santísima, de trabajo y de formación humana y espiritual. Como monjes, el Oficio Divino es el centro de la vida en el claustro: el Oficio les ayuda a penetrar en el Misterio de Dios y a conformar sus vidas a la de Cristo en su obediencia al Padre, en su humildad, en su pobreza, en su virginidad y en su entrega a los hombres.

Para los Hermanos, el trabajo tiene un lugar especial: el cementerio. Trabajan en la limpieza, quitando la hierba, abriendo y cerrando los lugares donde descansan los fieles difuntos, y por supuesto, acompañando con salmos y oraciones al hermano que partió para la Casa del Padre. También se encargan de la elaboración de formas para la consagración eucarística. Este Instituto acoge vocaciones tardías hasta los cincuenta años y más.

 

Descargar:

– Vocaciones Hermanos de la Resurrección

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

congregaciones religiosas

Guía de congregaciones religiosas católicas

Una congregación religiosa católica es un instituto religioso aprobado por la Iglesia católica. Como todos los miembros de un instituto de vida consagrada, los de las congregaciones deben emitir los votos de castidad, obediencia y pobreza. Desde sus orígenes a los miembros de las congregaciones se les llamaba religiosos con votos simples para diferenciarlos de las órdenes religiosas cuyos miembros hacían votos solemnes, es decir, una sola vez y para siempre. Hoy la distinción es ambigua, dado que el Código de Derecho Canónico de 1983, apenas hace referencia a esta distinción; dando paso principalmente a una diferencia histórica. Las órdenes preceden en antigüedad a las congregaciones.