Inicio / Preguntas - Respuestas / Sacramentos / Certificados de sacramentos / Certificados DE y PARA otra diócesis
certificado de la Iglesia
Tenga en cuenta sobre las partidas o certificados o cualquier documento de la Iglesia que vienen de otra diócesis o que van para otra diócesis. Todo tiene que venir e ir legalizado por los dos obispados: el de origen y de destino. Si no es así, carece de valor documental oficial en la diócesis de destino.

Certificados DE y PARA otra diócesis

CERTIFICADO DE LA IGLESIA DE O PARA OTRA DIÓCESIS

– Soy de otra diócesis distinta de la Diócesis de Canarias y me han solicitado un certificado de bautizo (…confirmación…matrimonio… etc.) ¿qué tengo que hacer para pedir la partida?

– Fui bautizado (confirmado, contraje matrimonio…) en una parroquia de la Diócesis de Canarias, pero ahora vivo fuera de la diócesis (en la península, en otro país, en otra diócesis) y me piden un certificado de mi bautismo. ¿Qué tengo que tener en cuenta?

– Vivo en China y me voy a casar por la Iglesia en China. El párroco me pide mi partida de bautismo pero yo estoy bautizada en Las Palmas de Gran Canaria, ¿qué tengo que hacer?

Para solicitar un certificado de un sacramento debe dirigirse a la parroquia del lugar donde recibió el sacramento. En la sección Parroquias tiene todas las señas de las parroquias de nuestra diócesis.
También puede solicitar el documento a través de los obispados de cada lugar y/o en la parroquia correspondiente donde se recibió el sacramento. Si desea solicitar el documento a través de su obispado tiene que acudir a él y hacer la solicitud correspondiente.

MUY IMPORTANTE:
Tenga en cuenta que cualquier documento eclesiástico que se vaya a utilizar de/en otra diócesis tiene que venir legalizado, además de con la firma del párroco y del sello de la parroquia, por el obispado del lugar de expedición y del obispado de llegada. Si el documento no viene legalizado por los dos obispados NO tiene ninguna validez.

Por ejemplo:
una partida de bautismo que se pide a una parroquia en Madrid. Se debe indicar al párroco que la partida la necesitan para (confirmarse, casarse, etc.) en Canarias, en la Diócesis de Canarias. Será necesario llevar esa partida una vez firmada y sellada por el párroco al obispado de Madrid para que la compulsen (ellos en el obispado firmarán y sellarán de nuevo el documento). Una vez que la partida llegue a manos de los interesados ellos la tienen que llevar al Obispado de Canarias para que la compulsen y le den validez en nuestra diócesis. Una vez legalizada por los dos obispados tendrá plena validez en nuestro obispado para cuantas gestiones eclesiásticas necesite realizar. Lleve la partida al párroco una vez que esté legalizada por los dos obispados.

Los documentos no tienen que tener más de seis meses de antigüedad desde la fecha de expedición a la fecha prevista para la celebración del sacramento. En otras palabras, la validez de un documento es de SEIS MESES, después de ese tiempo hay que volver a solicitarlos de nuevo.

Cuando solicite un certificado eclesiástico para otro lugar de fuera de nuestra diócesis (península, extranjero, Diócesis de Tenerife) INDIQUE SIEMPRE que es para otra diócesis o lugar determinado y para qué se solicita (confirmarse, casarse por la Iglesia…)

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

La esencia del cristianismo – Romano Guardini

LA ESENCIA DEL CRISTIANISMO por Romano Guardini - En la historia de la vida cristiana hay épocas en las que el creyente es cristiano con naturalidad y evidencia. Ser cristiano es para él lo mismo que ser creyente e incluso que ser religioso. El cristianismo constituye a sus ojos el único mundo religioso posible, de tal suerte que todos los problemas surgen dentro de su ámbito. Considerada en términos generales, ésta fue la situación para la mayoría de los hombres de Occidente durante la Edad Media, y aun siglos más tarde, y ésta es también la situación para el individuo cuando crece en el seno de una atmósfera cristiana unitaria y en ella inmerge totalmente su personalidad. Más tarde, empero, se impone la conciencia de que existen también otras posibilidades religiosas, y el creyente, que hasta entonces no se veía inquietado por ninguna duda, comienza a analizar, compara, juzga y se siente en la necesidad de tomar una decisión. En el curso de este proceso mental se hace urgente el problema de saber qué es aquello peculiar y propio que caracteriza al cristianismo y lo diferencia, a la vez, de otras posibilidades religiosas.

Centro de preferencias de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies