La libertad religiosa: derecho humano fundamental, motor de progreso social

 

 

JUSTICIA Y PAZ

Ya está disponible la nueva publicación “La libertad religiosa: derecho humano fundamental, motor de progreso social”,  escrita por Eduard Ibáñez Pulido, presidente de la Comisión General de Justicia y Paz.

El cuaderno divulga el derecho humano a la libertad religiosa, su vinculación con la dignidad humana, la necesidad de su protección, sus dimensiones, contenido y límites, y los mecanismos existentes para su tutela. Así mismo pretende sensibilizar a la opinión pública en favor del respeto y protección de este derecho y su relación con la paz social.

Refleja las principales problemáticas de vulneración de este derecho y las persecuciones y discriminaciones por motivos religiosos en el mundo,  en el contexto de una sociedad crecientemente plural. En particular, se consideran las amenazas que suponen los fundamentalismos e integrismos religiosos, como también la pretensión de exclusión de la religión de la sociedad.

Muestra el importante papel que juegan las religiones en la promoción de la convivencia, en la creación de valores éticos, la construcción de la paz y la justicia social y, por ello, señala la necesidad de colaboración en diferentes ámbitos entre los poderes públicos y las confesiones religiosas para promover el bien común.

Descargue el cuaderno:

– Justicia y paz

20 de febrero de 2018

 

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

confesión quiero confesarme

“Hace muchos años que no me confieso pero ahora quiero confesarme pero no sé cómo hacerlo…” ¿Qué tengo que hacer para realizar una buena confesión?

"¿Qué locura o qué desatino me lleva a contar las ajenas faltas, teniendo tanto que decir de las mías...?"  (Miguel de Cervantes). “Muchos amaron sus pecados y muchos los confesaron. El que confiesa sus pecados y los acusa ya se encuentra del lado de Dios. Dios, que es la luz, acusa tus pecados y si tú también los acusas, te unes a Dios. Hay como dos cosas: el hombre y el pecador. Dios hizo al hombre y el hombre hizo de sí mismo un pecador. Destruye lo que tú hiciste para que Dios salve lo que Él hizo”. (San Agustín)