Inicio / curas / Sacerdotes: Madurez psicológica, espiritual y pastoral

Sacerdotes: Madurez psicológica, espiritual y pastoral

MADUREZ PSICOLÓGICA, ESPIRITUAL Y PASTORAL

Una interesante reflexión de Monseñor Juan María Uriarte, con el siguiente desarrollo:

INTRODUCCIÓN

I. MADUREZ PSICOLÓGICA, AFECTIVA, SEXUAL

1.- Un concepto utópico y necesario
2.- Perfil de la madurez psicológica
3.- Rasgos de la madurez afectiva
4.- Caracteres de la madurez sexual

II. LA MADUREZ HUMANA DEL PRESBÍTERO EN PDV

1.- El texto fundamental (PDV 72)
2.- Otros textos de ODV (nn. 43-44)

III. POSIBILIDADE Y DIFICULTADES SINGULARES PARA LA MADUREZ HUMANA DEL PRESBÍTERO

1.- Amar y trabajar en el ministerio presbiteral
2.- Deseo y proyecto en la vida del presbítero
3.- Especialmente vinculados a la Iglesia
4.- La devaluación social de la función presbiteral
5.- ¿Ministerio arraigado o artificialmente ensamblado?
6.- ¿Corresponsables o protagonistas?
7.- Crisis de realismo

IV. TAREAS Y APOYOS PARA LA MADURACIÓN HUMANA DEL PRESBÍTERO

1.- Identificarse con su identidad
2.- La armonía entre interioridad y exterioridad
3.- El hábito de la comunicación transparente
4.- La purificación de las motivaciones
5.- Aprender el lenguaje célibe del amor

Descargue este interesante trabajo:
Madurez psicológica, espiritual y pastoral por Mons. Juan María Uriarte

(c) 2006 Juan María Uriarte

 

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Comunicar la fe - Pedagogía de la fe

Pedagogía de la fe: ¿Cómo transmitir la fe?

PEDAGOGÍA DE LA FE - Leemos un libro para crecer. Por eso el primer objetivo de éste es proporcionar información de utilidad, que capacite al evangelizador para convertirse en más apto instrumento de salvación en las manos de Dios. Ningún texto, ni ningún método, suple a Dios.Los catequistas grises que buscan solución a los problemas metodológicos o doctrinales en fórmulastumbativas, no encontrarán en ninguna biblioteca recetas automáticas que resuelvan sus lagunas de formación, sus múltiples limitaciones prácticas o su frialdad espiritual. El recurso de un buen catequista no es una miscelánea volumétrica de soluciones tipo "Hágalo Usted Mismo". La solución, va dentro, es él mismo, si dispone de una buena formación de base al servicio de la acción del Espíritu Santo.

Centro de preferencias de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies