Las personas refugiadas en España y en Europa 2017

 

INFORME DE CEAR SOBRE LAS PERSONAS REFUGIADAS EN ESPAÑA Y EN EUROPA 2017

Presentamos nuestro decimoquinto Informe anual en un momento muy difícil para el derecho de asilo y las personas refugiadas en Europa y en el mundo. A 30 de junio de 2016, casi setenta millones de personas habían tenido que abandonar sus hogares a consecuencia de las guerras, la violencia y la persecución. Las proporciones del drama en Siria han llevado esta cifra a las magnitudes más elevadas que jamás hemos conocido. Después de seis años de conflicto, más de once millones y medio de ciudadanos y ciudadanas de este país (casi dos tercios de su población) han dejado atrás sus casas. De ellas, cinco millones son personas refugiadas que viven hoy repartidas por más de cien países, principalmente en Turquía, Líbano y Jordania.
En septiembre de 2015, la fotografía del cuerpo sin vida del pequeño Aylan estremeció nuestras conciencias porque simbolizó, en toda su crudeza, en todo su dramatismo, la tragedia de las personas refugiadas. El terrible naufragio del 20 de abril de 2016, en el que más de quinientas personas perdieron la vida entre Libia e Italia, ya había llevado a la Unión Europea a trabajar en la Agenda Europea de Migraciones y a adoptar los primeros acuerdos para la reubicación y el reasentamiento
de personas refugiadas. Bajo el impacto global que tuvo la muerte de Aylan, se terminaron de definir los acuerdos para reubicar a un total de 160.000 solicitantes de asilo procedentes de Italia y Grecia y, en el marco de programas de reasentamiento, acoger a 22.504 personas refugiadas, principalmente originarias de Oriente Medio y del norte y este de África. El plazo límite que se marcaron entonces
fue septiembre de 2017.

Vea el informe:

– CEAR: Informe anual “Las personas refugiadas en España y en Europa” 2017

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Jornada Mundial de los Pobres 21

V Jornada Mundial de los Pobres: «A los pobres los tienen siempre con ustedes» (Mc 14,7) – 14 de noviembre de 2021

Permanece abierto el interrogante, que no es obvio en absoluto: ¿cómo es posible dar una solución tangible a los millones de pobres que a menudo sólo encuentran indiferencia, o incluso fastidio, como respuesta? ¿Qué camino de justicia es necesario recorrer para que se superen las desigualdades sociales y se restablezca la dignidad humana, tantas veces pisoteada? Un estilo de vida individualista es cómplice en la generación de pobreza, y a menudo descarga sobre los pobres toda la responsabilidad de su condición. Sin embargo, la pobreza no es fruto del destino sino consecuencia del egoísmo.