Inicio / Preguntas - Respuestas / Sacramentos / Eucaristía (La Misa) / Eucaristía ¿Se pueden “cobrar” las misas?
¿Se pueden "cobrar" las misas? - Los estipendios de las misas.

Eucaristía ¿Se pueden “cobrar” las misas?

 

ESTIPENDIOS OFRECIDOS PARA LA CELEBRACIÓN DE LA MISA

¿Qué es un estipendio por la Misa?
Es una ofrenda. Una cantidad en metálico fijada por la autoridad eclesiástica que dan los fieles al sacerdote para que aplique la misa por una determinada intención.

¿Cuál es el estipendio establecido para la Diócesis de Canarias?
Para nuestra diócesis está estipulado en 8,00 euros (en vigor desde el 1 de abril de 2006), atendiendo siempre a que nadie se vea imposibilitado de ofrecer alguna intención de la misa por falta de recursos económicos.

¿Qué hacer si se observa alguna irregularidad o exageración sobre este tema?
Comunicarlo inmediatamente al sr. Fiscal General de la Diócesis de Canarias, indicando, si conoce, el nombre del sacerdote y de la parroquia en cuestión, así como cualquier otro dato que considere de interés para darle solución a la mayor brevedad posible.

¿Qué dice la Iglesia Católica sobre este tema?
El vigente Código de Derecho Canónico trata este tema en los siguientes cánones:

Canon 945.
1. Según el uso aprobado de la Iglesia, todo sacerdote que celebra o concelebra la Misa puede recibir una ofrenda, para que la aplique por una determinada intención.

2. Se recomienda encarecidamente a los sacerdotes que celebren la Misa por las intenciones de los fieles, sobre todo de los necesitados, aunque no reciban ninguna ofrenda.

Canon 946.
Los fieles que ofrecen una ofrenda para que se aplique la Misa por su intención, contribuyen al bien de la Iglesia, y con ella participan de su solicitud por sustentar a sus ministros y actividades.

Canon 947.
En materia de ofrendas de Misas, evítese hasta la más pequeña apariencia de negociación o comercio.

Canon 948.
Se ha de aplicar una Misa distinta por cada intención para la que ha sido ofrecida y se ha aceptado una ofrenda, aunque sea pequeña.

Canon 949.
El que debe celebrar y aplicar la Misa por la intención de quienes han entregado ofrendas, sigue estando obligado a hacerlo, aunque la ofrenda recibida hubiera perecido sin culpa suya.

Canon 950.
Si se ofrece una cantidad de dinero para la aplicación de Misas, sin indicar cuántas deben celebrarse, su número se determinará atendiendo a la ofrenda fijada para el lugar en el que reside el oferente, a no ser que deba presumirse legítimamente que fue otra su intención.

Canon 951.
1. El sacerdote que celebre más de una Misa el mismo día, puede aplicar cada una de ellas por la intención para la que se ha entregado la ofrenda; sin embargo, exceptuado el día de Navidad, quédese sólo con la ofrenda de una Misa, y destine las demás a los fines determinados por el Ordinario, aunque puede también recibir alguna retribución por un título extrínseco.

2. El sacerdote que concelebra una segunda Misa el mismo día, no puede recibir por ella ofrenda bajo ningún título.

Canon 952.
1. Compete al concilio provincial o a la reunión de Obispos de la provincia fijar por decreto para toda la provincia la ofrenda que debe ofrecerse por la celebración y aplicación de la Misa, y no le es lícito al sacerdote pedir una cantidad mayor; sí le es lícito recibir por la aplicación de una Misa la ofrenda mayor que la fijada, si es espontáneamente ofrecida, y también una menor.

2. A falta de tal decreto, se observará la costumbre vigente en la diócesis.

3. Los miembros de cualesquiera institutos religiosos deben atenerse también al mismo decreto o costumbre del lugar mencionados en los apdos. 1 y 2.

Canon 953.
A nadie es lícito aceptar tantas ofrendas para celebrar Misas personalmente, que no pueda satisfacerlas en el plazo de un año.

Canon 954.
Si en algunas iglesias u oratorios se reciben encargos de Misas por encima de las que allí pueden decirse, éstas puedan celebrarse en otro lugar, a no ser que los oferentes hubieran manifestado expresamente su voluntad contraria.

Canon 955.
1. Quien desee encomendar a otros la celebración de Misas que se han de aplicar, debe transmitirlas cuanto antes a sacerdotes de su preferencia con tal que le conste que son dignos de confianza; debe entregar íntegra la ofrenda recibida, a no ser que le conste con certeza que lo que excede por encima de lo establecido en la diócesis se le dio en consideración a su persona; y sigue teniendo la obligación de procurar que se celebren las Misas, hasta que le conste tanto la aceptación de la obligación como la recepción de la ofrenda.

2. El tiempo dentro del cual deben celebrarse las Misas comienza a partir del día en que el sacerdote que las va a celebrar recibió el encargo, a no ser que conste otra cosa.

3. Quienes transmitan a otros Misas que han de ser celebradas, anoten sin demora en un libro, tanto las Misas que recibieron, como las que han encargado a otros, anotando también sus ofrendas.

4. Todo sacerdote debe anotar cuidadosamente los encargos de Misas recibidos y los ya satisfechos.

Canon 956.
Todos y cada uno de los administradores de causas pías, o quienes de cualquier modo están obligados a cuidar de que se celebren Misas, tanto clérigos como laicos, entregarán a sus Ordinarios las cargas de Misas que no se hubieran cumplido dentro del año, según el modo que haya sido determinado por éstos.

Canon 957.
La obligación y el derecho de vigilar para que se cumplan las cargas de Misas corresponde al Ordinario local para las iglesias del clero secular; y a sus Superiores, para las iglesias de institutos religiosos o sociedades de vida apostólica.

Canon 958.
1. El párroco y el rector de una iglesia o de otro lugar piadoso, donde suelen recibirse ofrendas para la celebración de Misas, han de tener un libro especial en el que tomarán diligentemente nota del número de Misas que se han de celebrar, de la intención, de la ofrenda entregada y del cumplimiento del encargo.

2. El Ordinario tiene obligación de revisar cada año esos libros, personalmente o por medio de otros.

DECRETO POR EL QUE SE ESTABLECE “EL ESTIPENDIO DE LA MISA”

De acuerdo con la fecultad que concede el canon 952,1 del Código de Derecho Canónico, los Obispos de la Provincia Eclesiástico de Sevilla establecimos en el Decreto “sobre el estipendio de la Misa” de fecha 5 de noviembre de 2001, las normas que se han de cumplir en relación con la aplicación de las intenciones de la Misa. El párrafo primero de dicho decreto regulaba el estipendio de las misas manuales y las llamadas “misas gregorianas”.

Por el presente, DECRETAMOS:

1. Establecemos, como referencia indicativa para la aportación de los fieles, la cantidad de 8,00 euros como estipendio de las misas manuales y de trescientos euros como estipendio de las “misas gregorianas”.

2. Exhortamos al fiel cumplimiento de las normas establecidad en el Decreto “sobre el estipendio de la Misa”, del 5 de noviembre de 2001.

Las presentes disposiciones para las diócesis de nuestra Provincia Eclesiástica entrarán en virgor el día 1 de abirl de 2006.

Dado en Sevilla a 27 de febrero de 2006

Carlos Amigo Vallejo, Cardenal Arzobispo de Sevilla
Ignacio Noguer Carmona, Obispo de Huelva
Antonio Ceballos Atienza, Obispo de Cádiz y Ceuta
Juan José Asenjo Pelegrina, Obispo de Córdoba
Francisco Cases Andreu, Obispo de Canarias
Juan del Río Martín, Obispo de Asidonia-Jerez
Bernardo Álvarez Afonso, Obispo de Tenerife

Antonio Hiraldo Velasco, Pbro.
Secretario de la Provincia Eclesiástica

(Publicado en el Boletín Oficial de la Diócesis de Canarias de enero-febrero 2006, año CLI, nº 1, pag. 47)

IMPORTANTE:

Toda la información que ofrecemos tiene únicamente validez informativa general y en ningún caso es vinculante o aplicable a situaciones concretas donde solo el párroco o el responsable eclesiástico correspondiente tiene la capacidad de resolver.
La Diócesis de Canarias y cualquiera de sus organismos o personas no se responsabilizan de la interpretación, aplicación, daños a terceros de cualquier tipo, daños materiales, ni de ningún otro tipo que se puedan derivar de las respuestas a las cuestiones que tratamos. Son las correspondientes autoridades eclesiásticas quienes tienen que decidir en cada caso qué es lo que conviene y cómo se debe aplicar la actual normativa de la Iglesia. La información que facilitamos es con buena fe y gratuita y tratamos que sea actualizada, aunque no siempre puede ser así. Ante cualquier duda sobre el texto póngase en contacto con su párroco.

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Papa Francisco: Abusos a menores – Carta al Pueblo de Dios – 20 de agosto de 2018

CARTA DEL SANTO PADRE FRANCISCO AL PUEBLO DE DIOS - “Con vergüenza y arrepentimiento, como comunidad eclesial, asumimos que no supimos estar donde teníamos que estar, que no actuamos a tiempo reconociendo la magnitud y la gravedad del daño que se estaba causando en tantas vidas. Hemos descuidado y abandonado a los pequeños”. -«Si un miembro sufre, todos sufren con él» (1 Co 12,26). Estas palabras de san Pablo resuenan con fuerza en mi corazón al constatar una vez más el sufrimiento vivido por muchos menores a causa de abusos sexuales, de poder y de conciencia cometidos por un notable número de clérigos y personas consagradas. Un crimen que genera hondas heridas de dolor e impotencia; en primer lugar, en las víctimas, pero también en sus familiares y en toda la comunidad, sean creyentes o no creyentes. Mirando hacia el pasado nunca será suficiente lo que se haga para pedir perdón y buscar reparar el daño causado. Mirando hacia el futuro nunca será poco todo lo que se haga para generar una cultura capaz de evitar que estas situaciones no solo no se repitan, sino que no encuentren espacios para ser encubiertas y perpetuarse. El dolor de las víctimas y sus familias es también nuestro dolor, por eso urge reafirmar una vez más nuestro compromiso para garantizar la protección de los menores y de los adultos en situación de vulnerabilidad.

Centro de preferencias de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies