arte en la iglesia

Basílica Ntra. Sra. del Pino – Teror – Apertura del Museo de Arte Sacro – 23 de julio 2021

 

Basílica Ntra. Sra. del Pino – Teror – Apertura del Museo de Arte Sacro

23 de julio 2021

La Basílica Ntra. Sra. del Pino abre su Museo de Arte Sacro 

 El viernes 23 de julio de 2021 a las 11:00 h se procederá a la apertura del Museo de Arte Sacro de la Basílica de Nuestra Señora del Pino en Teror. Contando con la presencia de las autoridades eclesiásticas de la Diócesis, las municipales de la localidad, y con la presencia del Rector de la Basílica, D. Jorge Martín de la Coba y el Vicario Parroquial D. Venerando Novelle Guedes.

 Este Museo que es el primero de estas características que se inaugura en Teror, estará ubicado en la parte trasera de la Basílica y se podrá visitar a partir de ese mismo viernes de 12:00 h. a 15:00 h. y durante la semana, de martes a sábado, de 10:00 h a 15:00 h Los domingos se abrirá, solamente el camarín, en horario de mañana de 10:00 h a 14:00 h

 En el interior se propone un recorrido por varias salas y dependencias históricas de la Basílica, donde podrán contemplarse desde obras de arte de los siglos XVII, XVIII y XIX, mobiliario y ornamentos litúrgicos; junto a orfebrería, pintura, escultura, varias vestimentas de la Virgen del Pino y diversas piezas histórico artísticas de gran valor.

         Con esta iniciativa desde el Museo de Arte Sacro de Nuestra Señora del Pino se quiere potenciar la puesta en valor del patrimonio histórico, cultural, artístico y devocional que atesora la Basílica.

             Teror, 21 de julio de 2021

Vea también:

– Museos de la Iglesia católica

– Museos diocesanos de arte sacro

 

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Museo de la Iglesia

Función pastoral de los museos eclesiásticos

Importancia del patrimonio histórico-artístico. Los bienes culturales eclesiales son un patrimonio específico de la comunidad cristiana. Al mismo tiempo, a causa de la dimensión universal del anuncio cristiano, pertenecen, de alguna manera, a toda la humanidad. Su fin está dirigido a la misión eclesial en el doble y coincidente dinamismo de la promoción humana y de la evangelización cristiana. Su valor pone de relieve la obra de inculturación de la fe.