Otros temas de interés

Navidad, tiempo de Dios

Navidad, tiempo de Dios

A la Navidad nos apuntamos todos, tengamos fe o no. Pero el verdadero espíritu de la Navidad es cosa distinta del jaleo navideño. Hay varias formas de traicionar la Navidad y una de ellas es el consumismo. La Navidad va más allá del consumismo y no se vende en los centros comerciales. El infantilismo y la sensiblería es otro peligro. Es bueno ver la Navidad con ojos de niño, para llenarla de ilusión, alegría y confianza en un mundo mejor. Empequeñecerse es bueno, pero no entontecerse. No podemos quedarnos en las estrellas de colores, los magos o los angelitos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies