Inicio / Preguntas - Respuestas / La Biblia / El nombre de Dios: ¿Yahwéh o Jehová o Señor?
En español, la mejor manera de llamar a Dios es decir "Señor".

El nombre de Dios: ¿Yahwéh o Jehová o Señor?

La Santa Sede pide omitir el término “Yahvé” en la Liturgia y usar “Señor”

Carta a las conferencias episcopales sobre el nombre de Dios del cardenal Arinze

CIUDAD DEL VATICANO, jueves 11 de septiembre de 2008 (ZENIT.org).-
La Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos ha enviado una carta a las conferencias episcopales del mundo sobre el nombre de Dios en la que pide no usar el término “Yahvé” en las liturgias, oraciones y cantos.

La carta se refiere al uso del nombre “YHWH” con el que se designa a Dios en el Antiguo Testamento y que en español se lee “Yahvé”. El texto explica que este término debe traducirse de acuerdo al equivalente hebreo “Adonai” o del griego “Kyrios”; y pone como ejemplos traducciones aceptables en cinco idiomas: Lord (inglés), Signore (italiano), Seigneur (francés), Herr (alemán) y Señor en español.

La misiva está firmada por el cardenal Francis Arinze y por el arzobispo Albert Malcom Ranjith, respectivamente prefecto y secretario de la Congregación vaticana, siguiendo una directiva de Benedicto XVI.

Tras comentar que el nombre de Dios exige a los traductores un gran respeto, el cardenal explica que la palabra “YHWH” es “una expresión de la infinita grandeza y majestad de Dios”, que se mantuvo “impronunciable y por ello fue reemplazada en la lectura de las Sagradas Escrituras con el uso de la palabra alternativa ´Adonai´ que significa Señor”.

Esta tradición de la traducción es importante para entender a Cristo, señala la carta vaticana, ya que el título de “Señor” se vuelve “intercambiable entre el Dios de Israel y el Mesías de la fe cristiana”.

“Las palabras de las Escrituras contenidas en el Antiguo y Nuevo Testamento expresan la verdad que trasciende los límites del tiempo y el espacio. Son la palabra de Dios expresada en palabras humanas, y por medio de estas palabras de vida, el Espíritu Santo introduce a los fieles en el conocimiento de la verdad total, y por ello la palabra de Cristo aparece ante los fieles en toda su riqueza”, explica la indicación de la Santa Sede.

_____________________________________

EL NOMBRE DE DIOS: ¿YAHWÉH o JEHOVÁ?

Con cierta frecuencia oímos que cuando se refieren a Dios, algunas personas le llaman “Jehováh”. Nosotros los católicos llamamos a Dios “Yahvé”… ¿Quién tiene razón? Veamos qué nos dice la Biblia sobre este tema:

1.- ¿De dónde viene el nombre “Yahvé”?
El Antiguo Testamento (los 46 libros de la Biblia que se escribieron antes del nacimiento de Jesucristo), fue escrito en su mayor parte en el idioma hebreo. En el libro del Éxodo, capítulo 3, versículos 9 al 15, y en el mismo libro, capítulo 6, 2-3, aparece que cuando Dios revela su nombre, da el nombre de YHWH (Yahvé).

2.- ¿Qué significa el nombre YHWH?
Según los investigadores este nombre de Yahvé, significa: “Yo soy el que estaré”, por eso no es nada extraño que en los textos que hemos indicado del libro del Éxodo, aparezca la siguiente traducción:
” Moisés replicó a Dios:
– Bien, yo me presentaré a los israelitas y les diré: El Dios de sus antepasados me envía a ustedes. Pero si ellos me preguntan cuál es su nombre, ¿qué les responderé?
Dios contestó a Moisés:
– Yo soy el que soy (YHWH). Explícaselo así a los israelitas: ” Yo soy” me envía a ustedes. (Ex 3, 13-14)
Fíjate que en la lengua original en la que se escribió aparece la palabra YHWH, o sea, “Yahwéh”, que luego el traductor traduce por ” Yo soy el que soy “, pero el nombre que aparece en el original es YHWH, nunca “Jehová”.

3.- ¿De dónde viene entonces el nombre “Jehováh”?
En ningún sitio de la Biblia original hebrea aparece ese nombre. Ya hemos visto que el único nombre que aparece es “Yahwéh”. ¿Cómo entonces hay personas que dicen que el nombre de Dios no es “Yahvé” sino “Jehováh”. Veamos el por qué apareció este nombre de “Jehováh”.
Ten en cuenta varias cosas:

1. El nombre de Dios estaba prohibido pronunciarlo bajo pena de muerte, tal era el respeto que sentían por Dios. ¿Qué hacían entonces los judíos cuando en la sinagoga iban leyendo la Biblia y llegaban a un pasaje que contenía la palabra YHWH?

2. Cuando veían escrita esta palabra, ellos pronunciaban la palabra hebrea “adonay”, que significa “el Señor”.

3. Este proceso de cada vez que ellos veían este nombre de Yahwéh, lo cambiaban por “ádonay”= “el Señor” tuvo lugar unos 500 años antes del nacimiento de Cristo.

4. Durante muchos siglos los judíos pronunciaban en lugar de Yahwéh, la palabra “ádonay”, ya que ellos consideraban que el nombre de Dios (Yahvé) era demasiado sagrado para ser pronunciado por una boca humana.

5. Con el paso de los años algunos de los estudiosos hicieron una cosa muy curiosa. Como te habrás fijado la palabra YHWH no tiene letras vocales y sería tremendamente difícil de pronunciar para nosotros. Pues bien, lo que hicieron fue una cosa muy simple: cogieron las consonates del nombre bíblico de Dios y las vocales de ádonay, y miren el nombre que salió: YHWH + AdOnAy = YAHOWAH (Jehováh). Como ves, el nombre de “Jehováh” es una combinación de letras de YHWH+AdOnAy. Es por tanto un nombre artificial, hecho por los hombres, pero nunca el nombre que Dios se da en la Biblia. Es como si nosotros inventáramos algunas palabras realizando una combinación de letras, como por ejemplo: “eledrilo” o “cocofante”, pero en ningún caso esto tendría ninguna base.

4.- ¿Cuándo empezaron los judíos a pronunciar el nombre de YHWH?
Según los últimos estudios, se sabe que los judíos empezaron a utilizar el nombre de YHWH hacia el año 1500 antes de Cristo, se empezó a utilizar en tiempos de Moisés. Luego empiezan a dejarlo de pronunciar por respeto y se sustituye tanto al hablarlo como al escribirlo hacia el año 500 antes de Cristo, en la época del Exilio, y comienzan a utilizar la palabra de la lengua hebrea “Adona”, que significa “el Señor”.

Cuando aparece Jesús, los cristianos le designan en el idioma arameo con la palabra “MAR”, que significa “el Señor”, y con la palabra griega “KYRIOS”, que significa también “el Señor”.
Como puedes ver los cristianos le dan a Jesús el mismo título que le daban a Dios, reconociendo así que Jesús es también Dios.

5.- ¿Es importante conocer y estudiar la Biblia?
Por supuesto, todos los católicos debemos estudiar y rezar la Biblia, para que no hagamos decir a la Palabra de Dios otra cosa bien distinta a lo que de verdad nos quiere transmitir.

Te invitamos a que leas y estudies la Biblia.
No te extrañes si ves el nombre de Yahvéh, escrito de distintas maneras como por ejemplo: “Yave”, “Yavé”, “Yavhé”, “Yahvéh”, “Yavhe”, etc. son transcripciones distintas de un mismo nombre.

6.- Los protestantes y el Nombre Sagrado:
En el tomo I de la excelente obra de la editorial protestante CLIE, “Antiguo Testamento Interlineal Hebreo-Español. Pentateuco.” dice en la página 15:
“Por lo que se refiere al Nombre Sagrado, lo hemos traducido por Yahweh, en lugar del conocido Jehová, por estar actualmente reconocido como la más apropiada transcripción.”

– Preguntas para el repaso y la reflexión:

1. ¿Por qué crees que hay personas que dicen que Dios se llama “Jehováh” cuando en realidad la Biblia dice otro nombre bien distinto como es el de Yahvéh?
2. ¿Por qué los judíos no pronunciaban el nombre de Yahvéh?
3. ¿En qué época aparece el nombre de Yahvéh?

Vea también en la sección FORMACIÓN el apartado FORMACIÓN BÍBLICA.

IMPORTANTE:

Toda la información que ofrecemos tiene únicamente validez informativa general y en ningún caso es vinculante o aplicable a situaciones concretas donde solo el párroco o el responsable eclesiástico correspondiente tiene la capacidad de resolver.
La Diócesis de Canarias y cualquiera de sus organismos o personas no se responsabilizan de la interpretación, aplicación, daños a terceros de cualquier tipo, daños materiales, ni de ningún otro tipo que se puedan derivar de las respuestas a las cuestiones que tratamos. Son las correspondientes autoridades eclesiásticas quienes tienen que decidir en cada caso qué es lo que conviene y cómo se debe aplicar la actual normativa de la Iglesia. La información que facilitamos es con buena fe y gratuita y tratamos que sea actualizada, aunque no siempre puede ser así. Ante cualquier duda sobre el texto póngase en contacto con su párroco.

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

La esencia del cristianismo – Romano Guardini

LA ESENCIA DEL CRISTIANISMO por Romano Guardini - En la historia de la vida cristiana hay épocas en las que el creyente es cristiano con naturalidad y evidencia. Ser cristiano es para él lo mismo que ser creyente e incluso que ser religioso. El cristianismo constituye a sus ojos el único mundo religioso posible, de tal suerte que todos los problemas surgen dentro de su ámbito. Considerada en términos generales, ésta fue la situación para la mayoría de los hombres de Occidente durante la Edad Media, y aun siglos más tarde, y ésta es también la situación para el individuo cuando crece en el seno de una atmósfera cristiana unitaria y en ella inmerge totalmente su personalidad. Más tarde, empero, se impone la conciencia de que existen también otras posibilidades religiosas, y el creyente, que hasta entonces no se veía inquietado por ninguna duda, comienza a analizar, compara, juzga y se siente en la necesidad de tomar una decisión. En el curso de este proceso mental se hace urgente el problema de saber qué es aquello peculiar y propio que caracteriza al cristianismo y lo diferencia, a la vez, de otras posibilidades religiosas.

Centro de preferencias de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies