Inicio / Preguntas - Respuestas / Nulidad matrimonial cuestionario: ¿es nulo mi matrimonio?

Nulidad matrimonial cuestionario: ¿es nulo mi matrimonio?

CUESTIONARIO INFORMATIVO SOBRE LA NULIDAD ECLESIÁSTICA DEL MATRIMONIO

Autor: Mario SANTANA BUENO (1995)

 

Le ofrecemos un cuestionario informativo que le invita a reflexionar y recordar numerosas situaciones relacionadas con su matrimonio. Tómese tiempo en hacerlo.
Una vez terminado, puede solicitar una entrevista gratuita y sin compromiso al Tribunal Eclesiástico de su obispado para entregar y dialogar sus respuestas al presente cuestionario. Con esta información queremos aportar datos precisos para descubrir alguna posible causa de nulidad y ver si procede o no iniciar el proceso de nulidad matrimonial.
Este cuestionario solo tiene validez informativa y en ningún caso determina o da derecho a nadie sobre si procede o no iniciar el proceso de nulidad matrimonial, ya que esta decisión corresponde exclusivamente al correspondiente Tribunal Eclesiástico.
Presentar este cuestionario no significa que haya comenzado su proceso de nulidad matrimonial ya que su contenido es exclusivamente informativo.

CUESTIONARIO INFORMATIVO:

1. Nombre y apellidos de la persona que realiza el cuestionario. Edad. Dirección. Teléfono.

2. Fecha del matrimonio canónico (matrimonio contraído por la Iglesia. La nulidad eclesiástica sólo la pueden solicitar los matrimonios canónicos, no los casados solamente por lo civil). Lugar y localidad donde contrajeron matrimonio, ¿por qué en ese sitio?

3. ¿Qué edades tenían cuando se casaron? ¿Cuáles eran la situación civil de ustedes antes de casarse? ¿Habían tenido algún problema serio antes de contraer matrimonio?

4. Hijos habidos en el matrimonio y edades. ¿Cómo vivían los niños los problemas conyugales? ¿Qué piensan los hijos de la solución que ustedes dieron a su matrimonio?

5. Situación actual del matrimonio: separados, divorciados, viviendo juntos, etc. Si están separados o divorciados indicar fecha de conclusión de los procesos.

6. ¿Cómo se conocieron? ¿Cómo fue ese encuentro? ¿Qué te impactó de la otra persona? ¿Cómo era el otro cuando era soltero/a? ¿Tenía algún problema anterior al matrimonio?

7. ¿Cuándo empezó el noviazgo? ¿Cuándo empezó una relación en serio? ¿Qué problemas hubo durante el noviazgo? ¿Cuánto duró el noviazgo? ¿Existían otros noviazgos anteriores? ¿Por qué se rompieron los anteriores noviazgos?

8. ¿Cómo veían sus familias el noviazgo entre ambos? ¿Apoyaban las familias? ¿Rechazaban las familias tal relación?

9. ¿Qué decían los amigos sobre tu noviazgo? ¿Alguno/a se mostró contrario al mismo? ¿Por qué?

10. ¿Cómo era tu ambiente familiar? ¿Cómo era el ambiente familiar de tu cónyuge?

11. ¿De quién partió la idea de casarse? ¿Por qué se plantearon contraer matrimonio y por la Iglesia? ¿Cuál fue la reacción de las familias y de los amigos ante el anuncio de matrimonio? ¿Por qué? ¿Alguien les expresó su contrariedad o negativa ante el matrimonio que ustedes proyectaban? ¿Por qué? ¿Cómo te sentiste cuando ustedes plantearon el matrimonio?

12. ¿Quién realizó los trámites y preparación de la boda? ¿Por qué ? ¿Encontraron alguna dificultad en la preparación de la boda? ¿Cuáles?

13. ¿Cuáles eran los estados de ánimo y la relación de ustedes los meses anteriores a la boda? ¿Miedo, agobio, estrés…? ¿Hubo algún contratiempo serio en este espacio de tiempo? ¿Cuál?

14. ¿Cómo fue la ceremonia de la boda? ¿Hay algo que destacar de la misma que se salga de lo normal en estas situaciones? ¿Cómo estaban las familias ese día? ¿Cómo viviste ese día?

15. ¿Cómo transcurrió la celebración después de la ceremonia en la Iglesia? ¿Hay algo que destacar que se saliera de lo común? ¿Hubo algún problema?

16. ¿Hubo viaje de bodas? ¿Quién lo decidió y organizó? ¿Ocurrió algo digno de mención en ese viaje? ¿Cómo vivieron ambos ese viaje?

17. ¿Dónde van a vivir después de casados? ¿Por qué? ¿Vivía alguien más con ustedes? ¿Hubo algún problema de convivencia? ¿Cuáles?

18. ¿Cuándo comenzaron los problemas en el matrimonio? ¿Qué pasaba exactamente? Describe y pon ejemplos de las situaciones que consideres que no era normal en una vida de matrimonio. ¿Qué decía el otro cónyuge?

19. ¿Planteaste tus problemas matrimoniales a alguien? ¿Qué te decía sobre los mismos? ¿Las familias lo sabían? ¿Cómo reaccionaron las familias?

20. ¿Acudieron a algún profesional o persona convenientemente formada para plantear la situación? ¿Qué les dijo?

21. ¿Qué decía el cónyuge que producía el conflicto? ¿A qué achacaba los problemas y dificultades de su matrimonio?

22. ¿De quién partió la idea de separarse? ¿Cómo reaccionó la otra parte? ¿Cuál fue la reacción de las familias?

23. ¿Cómo es la relación personal entre ustedes después de la separación?

24. ¿Crees sinceramente que algún día podría estabilizarse la situación con tu cónyuge y volver al matrimonio? ¿Por qué?

25. Señala cualquier otro aspecto que no se haya reflejado en las anteriores cuestiones.

Tómese tiempo para reflexionar y conteste por escrito. No tenga prisa y recuerde todo lo que pueda. Recordar puede ser doloroso pero también posee un fuerte valor terapéutico.

Pasos a seguir:
1.- Imprima en papel el cuestionario informativo.
2.- Reflexione y rellene las preguntas con detalles precisos y con la extensión que desee.
3.- Solicite una entrevista al Tribunal Eclesiástico de su obispado para presentar su cuestionario informativo y tener una entrevista con personal del tribunal para precisar lo que no haya quedado claro.
4.- En la entrevista se le informará si es viable o no iniciar su proceso de nulidad matrimonial y los pasos concretos a seguir así como cualquier otra cuestión sobre la misma.

Recuerde que este cuestionario tiene solamente validez informativa (recopilación de datos) y que en ningún caso forma parte del proceso de nulidad matrimonial ni de su inicio.

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Papa Francisco: Abusos a menores – Carta al Pueblo de Dios – 20 de agosto de 2018

CARTA DEL SANTO PADRE FRANCISCO AL PUEBLO DE DIOS - “Con vergüenza y arrepentimiento, como comunidad eclesial, asumimos que no supimos estar donde teníamos que estar, que no actuamos a tiempo reconociendo la magnitud y la gravedad del daño que se estaba causando en tantas vidas. Hemos descuidado y abandonado a los pequeños”. -«Si un miembro sufre, todos sufren con él» (1 Co 12,26). Estas palabras de san Pablo resuenan con fuerza en mi corazón al constatar una vez más el sufrimiento vivido por muchos menores a causa de abusos sexuales, de poder y de conciencia cometidos por un notable número de clérigos y personas consagradas. Un crimen que genera hondas heridas de dolor e impotencia; en primer lugar, en las víctimas, pero también en sus familiares y en toda la comunidad, sean creyentes o no creyentes. Mirando hacia el pasado nunca será suficiente lo que se haga para pedir perdón y buscar reparar el daño causado. Mirando hacia el futuro nunca será poco todo lo que se haga para generar una cultura capaz de evitar que estas situaciones no solo no se repitan, sino que no encuentren espacios para ser encubiertas y perpetuarse. El dolor de las víctimas y sus familias es también nuestro dolor, por eso urge reafirmar una vez más nuestro compromiso para garantizar la protección de los menores y de los adultos en situación de vulnerabilidad.

Centro de preferencias de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies