Inicio / Formación / Formación espiritual / La Iglesia católica en el mundo del trabajo

La Iglesia católica en el mundo del trabajo

 

LA IGLESIA EN EL MUNDO DEL TRABAJO UNA PASTORAL IMPRESCINDIBLE

¿QUÉ ESPERA PASTORAL OBRERA DE LA IGLESIA?

¿QUÉ ESPERA LA IGLESIA DE PASTORAL OBRERA?

Conferencia de D. Carlos Amigo Vallejo, Cardenal Arzobispo de Sevilla, en las Jornadas de Pastoral Obrera. Málaga, enero 2007

¿Qué espera la Iglesia de pastoral obrera? ¿Qué espera pastoral obrera de la Iglesia? No sé si el presentar estos interrogantes puede delatarnos un poco y dejarnos en evidencia ante esos reproches que provienen del estar mirándonos excesivamente unos a otros, al mismo tiempo que olvidamos nuestra común misión que es la de evangelizar el mundo del trabajo.

La misión de la Iglesia es la de ofrecer el ejemplo y la doctrina de Jesucristo. Pastoral obrera quiere hacer presente el evangelio en medio del amplio y complejo espacio que conocemos como el mundo obrero, el mundo del trabajo. Si la Iglesia ofrece el evangelio; pastoral obrera promueve las distintas acciones pastorales para llevarlo al mundo del trabajo. Ni pastoral obrera puede olvidar, en momento alguno, que es y forma parte de la Iglesia, ni la Iglesia ser indiferente a la evangelización del mundo del trabajo. La pastoral obrera es responsabilidad de toda la Iglesia, aunque haya un grupo de personas especialmente comprometidas en esta pastoral dirigida a un sector particular.

Si queremos evangelizar, no podemos recluirnos dentro de nuestro propio espacio intraeclesial, sino que hemos de salir a la calle y buscar a las personas y hablarles de Cristo y de cómo se vive, en este caso en el mundo del trabajo, el programa de las bienaventuranzas evangélicas, que son la más genuina proclamación de la dignidad de la persona, de la justicia, del apoyo fraterno, de la paz…

Vamos pues a ponernos lo más cerca posible de ese hombre, de esa mujer, que vive una realidad y situación concreta, con las agresiones y posibles esperanzas que puede encontrar en un sector tan vasto e importante como es el del mundo laboral y todo cuanto le rodea.

Para ello, iremos viendo una serie de propuestas que consideramos adecuadas para responder, a la luz del evangelio y del magisterio de la Iglesia, a algunas cuestiones…

Vea:

– La Iglesia y el trabajo

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Teología de la economía y la justicia como experiencia de Cuaresma

Teología de la economía y la justicia como experiencia de Cuaresma. - Así nos lo transmite y vive la iglesia apostólica (originaria) que Jesús convocó. "Todos los que habían creído vivían unidos; compartían todo cuanto tenían vendían sus bienes y propiedades y repartían después el dinero entre todos según las necesidades de cada uno" (Hch 2, 44-45). "Los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús con gran poder, y aquél era para todos un tiempo de gracia excepcional…Entre ellos ninguno sufría necesidad. Pues los que poseían campos o casas los vendían, traían el dinero y lo depositaban a los pies de los apóstoles, que lo repartían según las necesidades de cada uno" (Hch 4, 33-36). El pecado primero (original) en el Nuevo Testamento y en esta iglesia apostólica, cometido por Ananías y Safira, es el distribuir de forma injusta los bienes y recursos con su apropiación indebida. Lo que lleva a estar esclavizados por los ídolos de la riqueza que dan muerte (Hch 5, 1-11). Y es que esta desigualdad e injusticia en el compartir los bienes, como nos indica San Pablo, es tergiversar la Eucaristía, la Cena del Señor y su salvación con su entrega en la Cruz (1 Cor 11, 17-22).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies