oraciones biblicas

Textos bíblicos para la oración del cristiano en la enfermedad

 

TEXTOS BÍBLICOS PARA LA ORACIÓN DEL CRISTIANO EN LA ENFERMEDAD

La Biblia es un conjunto de libros revelados por Dios para nuestra salvación. Ellos nos cuentan relatos de testigos que han recibido de Dios un mensaje de salvación. Mensaje de paz y ánimo, mensaje que da sentido a la vida humana en toda circunstancia. Nos cuentan -inspirados por Dios- su propia experiencia en las dificultades y las pruebas. Por eso, son relatos de la sabiduría que viene de Dios y que ilumina al ser humano: «lámpara es tu Palabra para mis pasos, luz en mis senderos» (Sal 119, 105).

La experiencia de estos testigos es que Dios está cerca de los que lo invocan, que camina con nosotros, que sana el corazón, que alienta nuestro caminar.

Especialmente el libro de Job es una reflexión sapiencial que afronta el sufrimiento del justo, las luchas interiores y exteriores, el ir aquilatando la fe en las pruebas de la vida. Por eso, invitamos a leer este libro para adentrarnos y afrontar el misterio del sufrimiento humano en la relación íntima con Dios, donde Job, se hace las mismas o parecidas preguntas que se hace todo ser humano ante este misterio. En definitiva el misterio de conocer a Dios y a uno mismo, saber que en todo momento estamos es sus manos providentes: “Te conocía solo de oídas, pero ahora te han visto mis ojos” (Job 42, 5)

Por esto, es bueno que, aprendamos a orar con los textos de la Palabra de Dios que nos ayudarán a afrontar desde su cercanía las dificultades y pruebas que trae consigo pasar algo consustacial al ser humano como es la enfermedad, el dolor, el sufrimiento humano.

Aquí presentamos algunos textos de la inmensa riqueza de la Palabra de Dios que está llamada a fortalecer y fecundar la vida del creyente en todos los ámbitos de la existencia, y especialmente en las pruebas fruto de la debilidad humana.

 

 

Descargar:

– Textos bíblicos para orar en la enfermedad

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

jesus y los enfermos

Jesús y los enfermos

Desde la iglesia se oyen los gemidos de los accidentados. Desde la cruz el Cristo escucha los lamentos de los heridos. Entonces, al ver que nadie socorre a los accidentados, ante el asombro de dos viejitas que estaban en el templo, el Cristo desclava sus manos y sus pies, desciende de la cruz, camina rápido por el centro del templo y sale a la calle al lugar del accidente. Los transeúntes se asombran de ver a un hombre medio desnudo con corona de espinas que se apresura al lugar del accidente, corta las hemorragias, reanima a un moribundo haciéndole respiración boca a boca, entra en una cabina para llamar una ambulancia. La gente le reconoce y comienza a exclamar entusiasmada: ¡Es Jesús, milagro, milagro! Pero Jesús les dice: El único milagro es el amor. De poco sirve que la gente vaya al templo si no aprende a amar, sobre todo a los necesitados. Este es mi gran mandamiento. Y lentamente Jesús se abre paso por entre la multitud, regresa de nuevo a la iglesia y se sube a la cruz.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Estamos en SEMANA SANTA y ESTAMOS CONTIGOPinche aquí para ver qué es y para qué es la Semana Santa
+