Los padrinos de bautismo no residen en mi ciudad y tienen que hacer la charla prebautismal, ¿qué podemos hacer?

Bautismo. Los padrinos viven en otro lugar

– Los padrinos de bautismo de nuestro hijo son mis suegros que no viven en nuestra ciudad sino en otra provincia. Vendrán sólo para el bautismo y al día siguiente se marchan… El sacerdote nos ha indicado que los padrinos tienen que venir a la charla de bautismo, cosa que para ellos es imposible… ¿qué podemos hacer?

En primer lugar, tiene que informar a su párroco sobre esta situación. El párroco le indicará los pasos a seguir. Su párroco, si lo ve conveniente, puede autorizar que los padrinos hagan la charla en su lugar de residencia.
Existe la posibilidad de que los padrinos pueden acudir a su parroquia de residencia y hacer allí la charla de bautismo y una vez terminada el párroco del lugar haga un certificado de asistencia a la misma. Este certificado se lo tiene que llevar a su párroco que va a bautizar.

 

MUY IMPORTANTE:

Toda la información que ofrecemos tiene únicamente validez informativa general y en ningún caso es vinculante o aplicable a situaciones concretas donde sólo el párroco o el responsable eclesiástico correspondiente tiene la capacidad de resolver. La Diócesis de Canarias y cualquiera de sus organismos no se responsabilizan de la interpretación, aplicación, daños a terceros de cualquier tipo, daños materiales, ni de ningún otro tipo que se puedan derivar de las respuestas a las cuestiones que tratamos. Son las correspondientes autoridades eclesiástica quienes tienen que decidir en cada caso que es lo que conviene y cómo se debe aplicar la actual normativa de la Iglesia. La información que facilitamos es con buena fe y gratuita y tratamos que sea actualizada, aunque no siempre puede ser así. Ante cualquier duda en el texto póngase en contacto con su párroco.

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Martirio de dominicos

El Papa beatifica al dominico de Carrizal Tomás Morales, fusilado en 1936

Al menos tres religiosos grancanarios fueron martirizados durante la persecución contra la Iglesia en el año 1936: el claretiano José María Suárez, natural de Teror, asesinado en Don Benito (Badajoz) el 23 de agosto. La Hija de la Caridad Sor Lorenza Bolaños, de Guía, asesinada en Leganés el 17 de noviembre, y el padre dominico fray Tomás Morales Morales, natural de El Carrizal y asesinado el 31 de agosto de 1936.