Inicio / Preguntas - Respuestas / Sacramentos / Matrimonio (bodas) / Boda Los “padrinos” de boda
padrinos boda
Padrinos para las bodas canónicas (bodas por la Iglesia).

Boda Los “padrinos” de boda

– ¿Quiénes pueden ser padrinos de un matrimonio católico?
– ¿La madrina de mi boda puede ser mi hermana menor de edad?
– ¿Puede una persona menor de edad ser padrino o madrina en un matrimonio por la Iglesia?

A su pregunta sobre si una persona menor de edad puede ser padrino o madrina en el sacramento del MATRIMONIO CANÓNICO (Matrimonio por la Iglesia) le tenemos que informar que:

– PADRINO o MADRINA sólo se exige en los sacramentos de Bautismo y Confirmación. Los requisitos para ser padrinos en estos sacramentos están bien definidos por la Iglesia:
– Sobre los padrinos y las madrinas en los sacramentos

– Para el sacramento del Matrimonio no se exige “padrinos”. El Código de Derecho Canónico sólo habla de “testigos”:
“1108 § 1. Solamente son válidos aquellos matrimonios que se contraen ante el Ordinario del lugar o el párroco, o un sacerdote o diácono delegado por uno de ellos para que asistan, y ante dos testigos,..”

– ¿Qué es un “testigo”?
Ningún canon define qué es un testigo, pero encontramos diversidad de personas que pueden ejercer la función de testigos en el caso de la administración del bautismo (cánones 875, 876 y 877), o del consentimiento matrimonial ( cánones 1108 y 1109), así como los testigos en el trámite judicial (cánones 1548 y 1549 entre otros). En todo caso, es una persona que habiendo estado presente en un lugar presenció una acción como las anteriormente señaladas, y verifica la certeza o falsedad de un acto jurídico; es la persona a quien le consta que se realizó o no una acción. El ordenamiento canónico no exige que sea hombre o mujer, bautizado o no, simplemente que sea capaz de dar su testimonio de aquello que sabe, sea por experiencia propia o por medio de otra fuente.

– ¿Cuál es la diferencia entre “padrinos” y “testigos” en el sacramento del MATRIMONIO?
Mientras que en los sacramentos del Bautismo y de la Confirmación la diferencia es clara y está especificada en el Código de Derecho Canónico, en el sacramento del Matrimonio no aparece tal diferenciación ya que como hemos dicho la Iglesia para este sacramento sólo pide que haya al menos dos “testigos”. En numerosas ocasiones en el sacramento del Matrimonio se utiliza “padrinos” y “testigos” como sinónimos.
En el caso del padrino éste puede ejercer la función de testigo, pero no siempre todo testigo es padrino. Por ejemplo, en el caso del confirmado, pueden estar presentes un gran número de fieles en el momento de la administración del sacramento, pero sólo uno de ellos asume la misión de padrino. O en el caso de un bautismo de emergencia en un hospital de un recién nacido, puede ocurrir que la enfermera ejerza de ministro extraordinario y el doctor no sea católico, y no habiendo mas personas éste último sería solo testigo.

– Por todo lo expuesto, cabe decir que sí, que un menor de edad o una menor de edad, siendo por lo menos adolescentes (a partir de 14 años) para que sepan qué están presenciando, pueden ser padrino o madrina en la celebración del sacramento del Matrimonio canónico.
En cambio, para los sacramentos de Bautismo y Confirmación, la edad mínima que se establece para ser padrinos es la de 16 años y con las demás condiciones que establece la Iglesia.

IMPORTANTE:

Toda la información que ofrecemos tiene únicamente validez informativa general y en ningún caso es vinculante o aplicable a situaciones concretas donde solo el párroco o el responsable eclesiástico correspondiente tiene la capacidad de resolver.
La Diócesis de Canarias y cualquiera de sus organismos o personas no se responsabilizan de la interpretación, aplicación, daños a terceros de cualquier tipo, daños materiales, ni de ningún otro tipo que se puedan derivar de las respuestas a las cuestiones que tratamos. Son las correspondientes autoridades eclesiásticas quienes tienen que decidir en cada caso qué es lo que conviene y cómo se debe aplicar la actual normativa de la Iglesia. La información que facilitamos es con buena fe y gratuita y tratamos que sea actualizada, aunque no siempre puede ser así. Ante cualquier duda sobre el texto póngase en contacto con su párroco.

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Los católicos y el trabajo

¿Qué opinamos los católicos sobre el trabajo? - Los derechos de los trabajadores, como todos los demás derechos, se basan en la naturaleza de la persona humana y en su dignidad trascendente. El Magisterio social de la Iglesia ha considerado oportuno enunciar algunos de ellos, indicando la conveniencia de su reconocimiento en los ordenamientos jurídicos: el derecho a una justa remuneración; el derecho al descanso; el derecho « a ambientes de trabajo y a procesos productivos que no comporten perjuicio a la salud física de los trabajadores y no dañen su integridad moral »; el derecho a que sea salvaguardada la propia personalidad en el lugar de trabajo, sin que sean « conculcados de ningún modo en la propia conciencia o en la propia dignidad...

Centro de preferencias de privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies