"Prohibido quejarse": El papa Francisco cuelga un cartel para disuadir a los quejicas.

“Prohibido quejarse”: El Papa Francisco cuelga un cartel para disuadir a los quejicas

“Prohibido quejarse”: El papa Francisco cuelga un cartel
para disuadir a los quejicas

 

El letrero de la puerta de su apartamento destaca que “la pena se duplicará” si esta falta se comete “en presencia de niños”.

El papa Francisco ha colocado en la puerta de su residencia en el Vaticano un cartel que reza “prohibido quejarse” para dejar clara su postura ante las personas que se lamentan todo el tiempo, informa Reuters.

Bajo esa advertencia explícita, una descripción apunta que “los infractores están sujetos a un síndrome de sentirse siempre como una víctima y la consiguiente reducción del sentido del humor y la capacidad para resolver problemas”.

El escrito añade que “para obtener lo mejor de sí mismo, concéntrese en su potencial y no en sus limitaciones” y detalla que “la pena se duplicará” si esa falta se comete “en presencia de niños”. La conclusión indica lo siguiente: “Deje de quejarse y tome medidas para mejorar su vida”.

El psicólogo italiano Salvo Noe entregó ese cartel al líder de la Iglesia católica el pasado 14 de junio al saludarle tras una audiencia en la plaza de San Pedro y Bergoglio le prometió que lo colocaría en la puerta de su apartamento.

 

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

El Papa en la Misa de Nochebuena 2019: “No podemos esperar que la Iglesia sea perfecta para amarla”

La «gran alegría» anunciada a los pastores esta noche es «para todo el pueblo». En aquellos pastores, que ciertamente no eran santos, también estamos nosotros, con nuestras flaquezas y debilidades. Así como los llamó a ellos, Dios también nos llama a nosotros, porque nos ama. Y, en las noches de la vida, a nosotros como a ellos nos dice: «No temáis» (Lc 2,10). ¡Ánimo, no hay que perder la confianza, no hay que perder la esperanza, no hay que pensar que amar es tiempo perdido! Jesús nos lo manifiesta esta noche. No cambió la historia constriñendo a alguien o a fuerza de palabras, sino con el don de su vida. No esperó a que fuéramos buenos para amarnos, sino que se dio a nosotros gratuitamente. Tampoco nosotros podemos esperar que el prójimo cambie para hacerle el bien, que la Iglesia sea perfecta para amarla, que los demás nos tengan consideración para servirlos. Empecemos nosotros. Así es como se acoge el don de la gracia. Y la santidad no es sino custodiar esta gratuidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies