Inicio / Iglesia Universal / S.S. Francisco / “Prohibido quejarse”: El Papa Francisco cuelga un cartel para disuadir a los quejicas
"Prohibido quejarse": El papa Francisco cuelga un cartel para disuadir a los quejicas.

“Prohibido quejarse”: El Papa Francisco cuelga un cartel para disuadir a los quejicas

“Prohibido quejarse”: El papa Francisco cuelga un cartel
para disuadir a los quejicas

 

El letrero de la puerta de su apartamento destaca que “la pena se duplicará” si esta falta se comete “en presencia de niños”.

El papa Francisco ha colocado en la puerta de su residencia en el Vaticano un cartel que reza “prohibido quejarse” para dejar clara su postura ante las personas que se lamentan todo el tiempo, informa Reuters.

Bajo esa advertencia explícita, una descripción apunta que “los infractores están sujetos a un síndrome de sentirse siempre como una víctima y la consiguiente reducción del sentido del humor y la capacidad para resolver problemas”.

El escrito añade que “para obtener lo mejor de sí mismo, concéntrese en su potencial y no en sus limitaciones” y detalla que “la pena se duplicará” si esa falta se comete “en presencia de niños”. La conclusión indica lo siguiente: “Deje de quejarse y tome medidas para mejorar su vida”.

El psicólogo italiano Salvo Noe entregó ese cartel al líder de la Iglesia católica el pasado 14 de junio al saludarle tras una audiencia en la plaza de San Pedro y Bergoglio le prometió que lo colocaría en la puerta de su apartamento.

Vea la información:

– Vatican Insider, viernes, 14 de julio de 2017

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Otros temas de interés

Medios de comunicación y la transmisión de la fe

La narración de la fe en la era de la comunicación digital

LA NARRACIÓN DE LA FE EN LA ERA DE LA COMUNICACIÓN DIGITAL - Vivimos en una época de extraordinaria vitalidad respecto a las posibilidades de la comunicación, y esto, como cristianos, y como religiosas y religiosos, nos interpela profundamente. ¿Cómo llevar el mensaje de la “buena noticia” en el mundo híper-medial de hoy? ¿No existe el riesgo de ser “silenciados” por la superabundancia de informaciones y narraciones disponibles, o de ser equiparados a una de las muchas posibilidades equivalentes, en el supermarket de las opciones a disposición de los individuos hiperconectados? Y ¿qué papel puede haber hoy para quien tiene algo para decir, pero que por edad y por cultura no es ni puede esperar llegar a ser “smart” respecto a nuevos lenguajes? Pero, aún más profundamente, ¿cuál espacio puede haber para la fe en la era digital y cuáles lenguajes, discursos y formas de relación pueden ser activadas hoy para iluminar nuestro presente con la «luz de la fe»?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies